Y el Agua nos Acerca y el Agua nos Aleja / En opinión de Nidia Marín

Redacción MX Político.- Como dijera el poema de Jaime Sabines: “Es la sombra del agua / y el eco de un suspiro, / rastro de una mirada, / memoria de una ausencia, / desnudo de mujer detrás de un vidrio”.

No cabe duda, México y Estados Unidos con todo y las severas diferencias, nos guste o no estamos pegados con agua.

Nuestro país tiene, por ejemplo, 10 sistemas acuíferos transfronterizos con Estados Unidos:

San Diego-Tijuana
Cuenca Baja del Río Colorado
Sonoyta-Pápagos
Nogales
Santa Cruz
San Pedro
Conejos Médanos-Bolsón de la Mesilla
Bolsón del Hueco-Valle de Juárez
Edwards-Trinity-El Burro
Cuenca Baja del Río Bravo.

Dicen la Unesco, el Programa Hidrológico Internacional y la Organización de los Estados Americanos en un estudio realizado denominado “Sistemas Acuíferos Transfronterizos en las Américas”, advierten que en general, los problemas que afectan a las aguas subterráneas se relacionan con la falta de información, misma que afecta la forma en que los políticos y el público perciben a este valioso recurso subterráneo. Esto, generalmente se traduce en políticas fragmentadas y ausencia de estrategias de gestión integrada de los recursos hídricos a largo plazo.

De ahí el trabajo, en el cual señalan la serie de sistemas entre México y Estados Unidos. Exponen acerca del San Diego-Tijuana localizado en la porción sur del Estado de California, en EU, y en la porción norte del Estado de Baja California, en México, que en dicha región el clima es seco y la agricultura es la actividad principal. La demanda de agua para usos es alta en ambos países, concentrándose en las ciudades de San Diego y Tijuana.

Además, explican que la extracción de agua subterránea es mayor en territorio mexicano, aunque disminuyó al incrementarse la importación de agua desde la cuenca del Río Colorado para el abastecimiento de Tijuana.

Acerca de otro sistema, el de la Cuenca Baja del Río Colorado, narran que se localiza en la porción sur de los Estados de California y Arizona, y en la porción norte de los Estados de Baja California y Sonora. El clima es seco, la densidad de población es baja y la actividad principal en ambos países es la agricultura.

Advierten que el sistema reviste gran importancia para el desarrollo agrícola, especialmente en territorio mexicano. Precisan: “El riesgo de impacto transfronterizo es muy serio, porque una fracción importante de la recarga de la porción mexicana del sistema procede de los EUA; de hecho, hay obras en proyecto que reducirán significativamente la alimentación subterránea que recibe México, por lo que se están contemplando medidas de mitigación y hay enérgica oposición social en ambos países por parte de grupos ecologistas. El tema es objeto de negociación en el seno de la Comisión Internacional de Límites y Aguas entre México y los EUA desde hace más de 20 años. A pesar de ello, puede convertirse en asunto de litigio internacional”.

UNA RESERVACIÓN INDIA EN EUA

Acerca del sistema Sonoyta-Pápagos, ubicado en la porción norte del Estado de Sonora y en la porción Sur del Estado de Arizona, mencionan que la densidad de población es baja en ambos países y la agricultura es la actividad principal. En el territorio de EUA existe una reservación india. El clima de la región es seco.

También precisan que la extracción de agua subterránea es más importante en territorio mexicano, el uso principal es agrícola y sobre su calidad explican que varía en la zona, siendo común la presencia de agua salobre debido a la aridez de la región.

Exponen, además, que el sistema es importante para la población de la Reserva de los indios Pápagos en territorio estadounidense y para la población rural en México, además de advertir que el incremento en la extracción del agua en Estados Unidos implicaría una reducción en la alimentación que recibe la porción mexicana.

Otro sistema más es el Nogales, ubicado en la porción norte de Sonora y en la porción sur de Arizona. La población está concentrada en las ciudades gemelas de Nogales donde las actividades principales son la agricultura y la industria.

Advierten que la recarga es pobre debido a la aridez de la región, en su mayor parte es generada en territorio mexicano y dicen que el agua subterránea circula de México a Estados Unidos a través de la faja estrecha del arroyo Nogales. La calidad natural del agua es aceptable, aunque se ha identificado contaminación de origen industrial en territorio mexicano.

Otra advertencia es que la contaminación del acuífero, generada en México, puede propagarse al vecino país y afectar la calidad del agua captada por los pozos municipales de Nogales en Arizona.

A su vez, el Sistema Acuífero Transfronterizo Santa Cruz se localiza en la parte norte del estado de Sonora, y en la parte sur de Arizona. La población está concentrada en la parte estadounidense y en su mayor parte está dedicada a la agricultura; en territorio mexicano la densidad de población es baja y el desarrollo incipiente.

Asimismo, en territorio mexicano hay una creciente exportación de agua subterránea del valle de Santa Cruz para el abastecimiento de la población de Nogales en México y en territorio de EU, existe un campo de pozos que suministra agua a la población de Nogales en Arizona. El incremento de la extracción de agua subterránea en la porción mexicana puede reducir y aun anular el caudal de flujo que pasa de México al vecino del norte.

Otro más es el sistema San Pedro ubicado en la porción norte de Sonora y en la porción sur de Arizona. La densidad en ambas porciones de población es baja. La extracción de agua subterránea está ampliamente distribuida en ambos países. La dirección principal del flujo subterráneo es de México hacia el vecino; se estima que el caudal del flujo que pasa a través de la frontera internacional es de unos 2 mm3 /a. La calidad natural del agua subterránea es aceptable, aunque se ha registrado un riesgo de contaminación derivado de la descarga de aguas residuales de una empresa minera asentada en la cabecera del sistema.

En cuanto al sistema Conejos Médanos-Bolsón de la Mesilla que se extiende a lo largo del Estado de Chihuahua y del Estado de Texas, en una región muy árida: Su desarrollo es incipiente en México y poco significativo en EU; sin embargo, en el futuro próximo revestirá importancia creciente, conforme aumente la presión de la demanda de agua en las ciudades de Juárez y El Paso (ya ocurre), ubicadas en el colindante Bolsón del Hueco.

Los autores del trabajo advierten: “Hasta ahora, la escasez natural de agua ha limitado el desarrollo de esta cuenca. Sin embargo, este acuífero representa una importante reserva de agua para cubrir demandas futuras en el propio bolsón o para transferir agua al colindante Bolsón de El Hueco, donde el desarrollo es de mucha mayor importancia y la oferta adicional de agua es muy limitada.

Resaltan que a futuro “tendrán que realizarse estudios y celebrarse acuerdos binacionales, con el objetivo de elaborar conjuntamente una estrategia para explotar la reserva poco renovable de este acuífero sin generar impactos perjudiciales en el país vecino”. Ya ocurre.

LA FUENTE PRINCIPAL PARA CIUDAD JUÁREZ

Uno de los sistemas más importantes de la frontera México-EU es Bolsón del Hueco-Valle de Juárez. Se extiende por el Estado de Chihuahua y el Estado de Texas. Tiene gran importancia, dado que se trata de una región con precipitación pluvial menor a 200 mm/a y evaporación potencial mayor a 2.000 mm/a.

En México, es la fuente principal que abastece a Ciudad Juárez y al distrito de riego del Valle de Juárez; la fuente complementaria es el río Bravo; en Estados Unidos la fuente principal que suministra agua a la ciudad de El Paso y a la zona de riego del Bolsón del Hueco es el río Bravo, mientras que el acuífero es la fuente complementaria.

La extracción de agua subterránea es del orden de 310 mm3 /a, volumen que representa el mayor porcentaje respecto a su contraparte en el país vecino. La concentración de pozos en las zonas urbanas colindantes de Ciudad Juárez y de El Paso, ha generado una gran depresión de los niveles del agua subterránea en la porción suroccidental del bolsón, donde se han provocado abatimientos de varias decenas de metros en los últimos 30 años; la concentración de pozos es también importante en el distrito de riego del Valle de Juárez, donde se capta un volumen importante de agua subterránea con fines agrícolas.

Dicen que el abatimiento de los niveles de agua subterránea ha inducido la migración ascendente del agua salobre o salada hacia las porciones someras que contienen agua dulce; dando lugar a un deterioro gradual de la calidad del agua.

Aseguran que la concentración del bombeo de pozos ha generado impactos transfronterizos: en ambos lados de la frontera, principalmente el abatimiento de los niveles del agua y la interferencia de los pozos municipales concentrados en las zonas urbanas mayores y la salinización gradual del agua. Debido a la importancia de este acuífero, desde hace varias décadas se ha llevado a cabo el intercambio de información entre ambos países y un estudio binacional encaminado a formular conjuntamente estrategias de manejo.

El noveno sistema, el Edwards-Trinity-El Burro se extiende a lo largo de la porción Norte del Estado de Coahuila y en la porción Sur del Estado de Texas, en una región árida: la precipitación pluvial media es menor a 300 mm/a y la evaporación potencial mayor a 2.000 mm/a. En territorio de EU el acuífero es la principal fuente de abastecimiento de la ciudad de Austin y de otras localidades menores.

Explican que hasta ahora no se han identificado efectos transfronterizos y es poco probable que se generen en el mediano plazo porque el acuífero descarga en forma difusa a las formaciones sobreyacentes y, finalmente, al cauce del río Bravo, sin que exista circulación subterránea de un país a otro. No obstante, dado el creciente desarrollo poblacional e industrial de la región, es importante propiciar programas de intercambio de información y realizar estudios binacionales, para promover el desarrollo sustentable de este acuífero y prevenir impactos perjudiciales transfronterizos.

Hay otro acuífero, el sistema Cuenca Baja del Río Bravo/Grande se extiende a lo largo de la porción norte de Coahuila y Tamaulipas y por la porción Sur de Texas en la faja del río Bravo/Grande comprendido entre la Presa Internacional Falcón y la desembocadura del río en el Golfo de México.

El estudio señala que no se han identificado efectos transfronterizos, pero la explotación de estos acuíferos puede reducir la disponibilidad de agua superficial, por lo cual será conveniente cuantificar su aportación al río Bravo y acordar esquemas de uso conjunto aguas superficiales/aguas subterráneas. Un incremento importante de la extracción de agua subterránea podría provocar que los acuíferos se desconecten del río, incrementando con ello la infiltración en su cauce a costa de una mayor reducción de su caudal base.

Pero México también está pegado con agua en el sur de la República. Son siete los sistemas acuíferos transfronterizos. Entre México y Guatemala son: Soconusco-Suchiate-Coatán; Chicomuselo-Cuilco/Selegua; Ocosingo-Usumacinta Pocóm-Ixcán; Marquez de Comillas Chixoy/Xaclbal; Boca del Cerro-San Pedro Guatemala; Trinitaria-Nentón.

Y hay uno entre México, Guatemala y Belice: Península de Yucatán-Candelaria-Hondo.

Pero esa es otra historia.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.