Colombia ante la CIDH por el caso de secuestro, tortura y violación sexual de la periodista

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el máximo tribunal de la región para casos donde hay denegación de justicia a nivel nacional, dio comienzo este lunes a las audiencias por el caso de secuestro, tortura y violación sexual contra la periodista Jineth Bedoya Lima, ocurrido el 25 de mayo del 2000.

De esta forma, se asume que hay elementos suficientes para juzgar al Estado colombiano como posible responsable por la vulneración de derechos básicos, ante la falta de respuestas satisfactorias por parte de la Justicia local. Así, por tres jornadas consecutivas los representantes de Colombia expondrán frente a la Corte y la reportera relatará su denuncia, que incluye amenazas posteriores al delito de este caso.   

Según el testimonio de la propia víctima, el delito se produjo junto a la Cárcel y Penitenciaría de Media Seguridad de Bogotá, más conocida como ‘La Modelo’, mientras la comunicadora aguardaba por una entrevista. La reportera estaba investigando la masacre de 32 presos que había ocurrido unos días antes.

El encuentro se habría coordinado porque, tras recibir amenazas, acudió a la Policía, donde le habrían indicado que la mejor forma de terminar con las intimidaciones era entrevistando a uno de los líderes paramilitares, que estaba preso.

En su declaración de este lunes, Bedoya Lima recordó que llegó al penal y, mientras su jefe se fue a buscar a un fotógrafo, ella fue abordada por un hombre y una mujer armados, llevándosela a una bodega cercana, donde la golpearon. Acto seguido, la habrían trasladado en un carro fuera de Bogotá y fue víctima de violaciones reiteradas. “Me decían que los periodistas se metían donde no debían”, contó frente a las autoridades de la CIDH.