Javier, el niño que llevó a su bisabuelo a vacunar en una carriola, expuso su vida porque padece una grave enfermedad