Extraña Inteligencia Artificial escanea tu cerebro y genera caras que encontrarás atractivas

Redacción MX Político.- De la misma manera que el sistema de recomendación de Spotify aprende las canciones que nos gustan y luego sugiere otras que se ajustan a un perfil similar, investigadores crean una Inteligencia Artificial que puede recomendar las características que nos resultarían más atractivas en otras personas.

En un experimento reciente, investigadores de “The Cognitive Computing Group” utilizaron una red neuronal generativa adversaria, entrenada en una gran base de datos de 200.000 imágenes de celebridades, para idear cientos de caras falsas. Eran rostros con algunos de los sellos distintivos de ciertos actores y músicos: una mandíbula fuerte, un par de ojos azules, etcétera; pero que no eran reconocibles instantáneamente como las personalidades en cuestión.

Luego, las imágenes se reunieron en una presentación de diapositivas para mostrárselas a 30 participantes, que estaban equipados con casquillos de electroencefalografía (EEG) capaces de leer su actividad cerebral, a través de la actividad eléctrica en su cuero cabelludo.

Se pidió a cada participante que se concentrara en si pensaban que el rostro que estaban mirando en la pantalla era atractivo o no. Cada rostro se mostró durante un corto período de tiempo, antes de que apareciera la siguiente imagen. Los participantes no tuvieron que marcar nada en papel, presionar un botón o deslizar el dedo hacia la derecha para indicar su aprobación. Bastaba con centrarse en lo que les parecía atractivo.

La búsqueda de los patrones de datos ocultos que revelaron preferencias por ciertas características se logró mediante el uso del aprendizaje automático para probar la actividad eléctrica del cerebro que provocaba cada rostro. En términos generales, cuanto más se detecta un cierto tipo de actividad cerebral, mayores son los niveles de atracción.

Los participantes no tenían que destacar determinadas características como particularmente atractivas. Volviendo a la analogía de Spotify, de la misma manera que podríamos gravitar inconscientemente hacia canciones con una marca de tiempo particular, midiendo la actividad cerebral cuando vemos un gran número de imágenes y luego dejando que un algoritmo descubra qué tienen todas en común, el AI puede distinguir partes de la cara que ni siquiera nos damos cuenta de que nos atraen. El aprendizaje automático es, en este contexto, como un detective cuyo trabajo es conectar los puntos.