Las mujeres en el turismo / En opinión de Irene Muñoz

Redacción MXPolítico.-En los últimos 11 años, la Organización Mundial del Turismo (OMT) y la Entidad de Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres), han generado dos ediciones del Informe Mundial Sobre las Mujeres en el Turismo, que ha permitido sacar a la luz la relevancia del género en este sector.

Uno de cada cinco empleos que se han generado a lo largo de los últimos 5 años, están relacionados de forma directa con el turismo. En ellos, las mujeres representan el 54% de su fuerza laboral, lo que genera en la industria una gran responsabilidad para trabajar en la consolidación de la igualdad de género, así como en la eliminación de los estereotipos y malas prácticas hacia ellas. Esto por supuesto aún no se ha logrado consolidar.  

PUBLICIDAD

La brecha salarial existente en los empleos turísticos es evidente. Las remuneraciones de la mujer se establecen en un 14.7% menos con respecto a los mismos espacios laborales en los hombres y frente al 16.8% en el conjunto de los sectores económicos. Los cargos de liderazgo en el sector como ministerios o secretarías de turismo están dirigidos por mujeres en tan sólo un 23% en el mundo.

Por cierto, el estudio arroja que el empleo en el turismo esta comparativamente peor pagado para ambos géneros, que en los salarios medios en la economía en general.

El turismo debería ser un motor para ayudar a las mujeres a salir del círculo de la pobreza global a través del empleo formal o informal. La industria no genera oportunidades de formación turística de alto nivel para este género, lo que crea una barrera real en la escala de progreso laboral, y en lugar de empoderarse, repercute de forma negativa en la vida de varias de ellas, perpetuando la desigualdad económica y de género.

Las desigualdades en la oferta laboral, la remuneración de los servicios, la capacitación, y la segmentación en el empleo turístico, arrojaron que el trabajo de las mujeres lo enfoca la industria en actividades estacionales, a tiempo parcial, y muchas de ellas destinadas a la recreación.

El informe arroja la dificultad para lograr evaluar de forma cuantitativa el empleo de las mujeres vulneradas o explotadas sexualmente en el sector turístico. Asimismo, se torna difícil distinguir entre formas de explotación y de no explotación en el empleo informal. En la mayoría de los casos, los datos sólo se refieren al sector hotelero y restaurantero, sin embargo los indicadores generados representan un punto de partida para la supervisión.

Es de gran relevancia la evolución del sector turístico respecto a la igualdad de género. Puede ser la industria que por excelencia genere oportunidades de empoderamiento económico real para la mujer, establezca un entorno jurídico propicio en el que los malos tratos o abusos sean sancionados por las empresas y se invierta en la formación y capacitación para las mujeres.

Por ello, el estudio concluye que se deben llevar a cabo acciones que permitan mejoras o erradicar prácticas no igualitarias. En el empleo por ejemplo, urge adoptar medidas para reducir la brecha laboral y mejorar la protección social y remuneración del trabajo a la mujer en el turismo.  También abordar sistemáticamente el acoso sexual de las trabajadoras, así como el acoso en las comunidades turísticas contra miembros del sector y personas viajantes, así como desarrollar e institucionalizar estrategias de igualdad de género.

En México, el 57.9% de las personas que trabajan en el sector turístico son mujeres. El cambio en sus condiciones no vendrá de las instituciones, pues nos han demostrado su apatía y desdén hacia el género, pero sí puede ser generada desde las pequeñas y grandes empresas del sector. Todas ellas se han visto beneficiadas a lo largo de los años por las mujeres y están en deuda. Es momento de saldarla. 

Autor: Irene Muñoz

___

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.