El feminismo, ante la ratificación de Salgado Macedonio: “Prefieren los votos a garantizar una vida libre de violencia para las mujeres”

EL PAÍS

ALMUDENA BARRAGÁN

México – 14 MAR 2021. El caso de Félix Salgado Macedonio culmina, por el momento, con el respaldo de Morena para que sea su abanderado en las elecciones de Guerrero. Ni las denuncias de violación en su contra ni las protestas feministas dentro y fuera del partido han movido las aspiraciones electorales del senador ni el apoyo de los principales dirigentes del partido. “Podremos tener desencuentros dolorosos sobre temas de coyuntura, pero [la cuarta transformación y el feminismo] somos aliados históricos. Los dos luchamos contra la opresión, la violencia, la desigualdad y la injusticia”, ha expresado el partido en un comunicado este viernes. La decisión representa un mazazo para los grupos feministas que piden la inhabilitación del candidato y señalan las incongruencias en el posicionamiento del partido de Andrés Manuel López Obrador. “Es una burla”, afirma la activista Yolitzin Jaimes. “En este México tan bizarro las activistas tienen que cubrirse el rostro y los agresores hacen campaña”, señala.

En el mismo escrito Morena reconoce el “problema cultural” que representa el machismo en México y que “ha lastimado por siglos al país”, pero decide respaldar al candidato preferido por la mayoría de las personas que encuestaron en Guerrero. “La gente de Guerrero evaluó y tomó una decisión. Estamos obligados a respetarla”, expresaba la formación. Jaimes insiste en que no se puede someter a consulta la seguridad ni los derechos de las mujeres. “Prefieren los votos a garantizar una vida libre de violencia para las mujeres y niñas de Guerrero”, sentencia la activista.

Pese a lo que simboliza que el representante de Morena tenga dos denuncias por violación en uno de los Estados con mayores tasas de violencia feminicida, no existe ningún impedimento legal para que Salgado Macedonio se presente a las elecciones y sea el próximo gobernador de Guerrero. La ley solo prohíbe que un candidato se presente a las elecciones si tiene una sentencia condenatoria y en este caso, la investigación a Salgado lleva estancada en la Fiscalía de Guerrero desde 2017. “Es un problema del país, del machismo y la corrupción en México, que rebasa a Morena y afecta también a los otros partidos. Ojalá este caso sirva para avanzar en algún reglamento o ley que obligue a resolver en un tiempo razonable una demanda por violación”, comenta la socióloga Marta Lamas. “Si se hubiera resuelto a tiempo, no estaríamos en este conflicto”, agrega.

Más allá de las voces externas que critican a Morena por su decisión, la mayor oposición que ha encontrado Salgado Macedonio procede de las propias mujeres de su partido. Más de 500 morenistas entre diputadas, senadoras, militantes y simpatizantes han sido el muro contra el que se ha estrellado el proceso de selección del político. “No queremos un país o un partido de agresores intocables. La justicia no se resuelve en las urnas, se hace en los tribunales y la popularidad no debe estar por encima de los derechos humanos, la dignidad y la integridad de ninguna mujer”, ha expresado Lorena Villavicencio, diputada de Morena.

Solo el tiempo dirá qué factura política le pasará a Morena el caso Salgado, una polémica que va más allá de un asunto partidista para convertirse en una causa que ha abrazado el movimiento feminista en el país. “No entender que las mujeres están siendo una fuerza política importantísima en este país es negar la historia. Negar lo que se tiene ante los ojos”, afirma la escritora Margo Glantz.

La presión de las mujeres ha convertido una decisión que parecía sencilla en la peor pesadilla de Morena en los últimos tiempos. La candidatura parecía definida desde hace semanas, pero los reclamos obligaron a la formación a transparentar un proceso interno para aclarar lo sucedido y evaluar si la postulación podía sostenerse a pesar de las acusaciones. La Comisión de Honestidad tomó una decisión ambigua: puso en pausa la candidatura de Salgado, pero determinó por unanimidad que las acusaciones eran “improcedentes” e “infundadas” y que repetiría las encuestas para determinar qué candidato era el mejor para las elecciones de junio próximo, las más grandes de la historia de México. En una semana, Salgado Macedonio fue ratificado como candidato.

El caso puso en la mira a Morena, pero también sacó a la luz los problemas de impunidad, violencia política de género y el fracaso del sistema de justicia: solo un 1% de los casos de violencia sexual acaba en una sentencia en Guerrero. “Es una burla decirle a las mujeres que vayan a denunciar si mantienes este nivel tan alto de impunidad”, lamenta Patricia Olamendi. La abogada asegura que después de conocerse esta decisión, Morena lanza un mensaje alto y claro a los abusadores. “Los agresores, violadores y feminicidas en este país pueden seguir haciendo lo que quieran porque siempre estarán protegidos”, concluye.

Que Morena reconozca la existencia del machismo, pero acabe tomando la decisión de mantener al candidato ha decepcionado a la mayoría de las mujeres de la militancia, el 51% de las filas de Morena. “Creo que ha habido machismo siempre en este y en todos los partidos. A los hombres les cuesta mucho trabajo reconocer que las mujeres tienen derechos y que su cuerpo no es colonizable. No tienen derecho a que las acosen, las violen o las obliguen a tener hijos”, cuestiona Glantz. “Lo grave es que políticamente los hombres no se den cuenta de que el movimiento de las mujeres es un movimiento verdaderamente poderoso”, añade.

El arranque de la campaña de Salgado Macedonio en Guerrero se dio apenas cinco días después de las manifestaciones del 8-M, que agudizaron el conflicto entre el Gobierno de López Obrador y el movimiento feminista. Pero el conflicto ha alcanzado a todo el sistema de partidos, que han fracasado en su intento de aprovecharse del feminismo para su propio beneficio, apunta Jaimes. “Nuestra rabia hará que caigan todos los Felix de México”, advierte la activista.