El exoplaneta GJ 1132b ha comenzado a “reconstruir” su atmósfera

Redacción MX Político.- Los científicos saben que las atmósferas de los planetas cambian con el tiempo; Marte, por ejemplo, está perdiendo gradualmente su atmósfera a medida que se evapora en el espacio. Los ejemplos que conocemos sugirieron que se trataba de un proceso unidireccional, en el que se desarrolló una atmósfera y luego se perdió.

Pero ahora, los investigadores que utilizan el telescopio espacial Hubble han descubierto un planeta muy extraño que parece estar volviendo a reconstruir su atmósfera después de haberla perdido en el pasado. Esta es la primera vez que se observa algo así, de acuerdo con información de la NASA.

El planeta GJ 1132b es varias veces el tamaño de la Tierra, lo que lo convierte en un tipo llamado subneptuno, y comenzó con una atmósfera espesa de hidrógeno y helio. Pero, al estar cerca de su estrella joven y caliente, esta atmósfera se perdió rápidamente y el planeta se redujo a un núcleo del tamaño de la Tierra. Hasta ahora, tan típico.

Donde se vuelve extraño son las observaciones recientes del Hubble que muestran que el planeta tiene una atmósfera secundaria de hidrógeno, cianuro de hidrógeno, metano y amoníaco. Los investigadores creen que el hidrógeno de la atmósfera original fue absorbido por el manto del planeta y ahora está siendo liberado una vez más por la actividad volcánica. La atmósfera parece estar reponiéndose incluso cuando el hidrógeno continúa perdiéndose en el espacio.

“Es muy emocionante porque creemos que la atmósfera que vemos ahora fue regenerada, por lo que podría ser una atmósfera secundaria”, dijo en un comunicado la coautora del estudio, Raissa Estrela, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA. “Primero pensamos que estos planetas altamente irradiados podrían ser bastante aburridos porque creíamos que habían perdido sus atmósferas. Pero miramos las observaciones existentes de este planeta con el Hubble y dijimos: ‘Oh, no, hay una atmósfera allí’ “.

El inusual sistema parece haberse desarrollado debido a un fenómeno llamado calentamiento de las mareas, en el que la fricción de la órbita elíptica del planeta hace que se acumule calor dentro del planeta. Este calor mantiene caliente el manto del planeta, lo que mantiene en marcha la actividad volcánica.

Este hallazgo tiene implicaciones sobre cómo podrían haberse desarrollado las atmósferas en otros exoplanetas y también brinda una oportunidad para que los investigadores aprendan más sobre la geología de este planeta.

“Esta atmósfera, si es delgada, es decir, si tiene una presión en la superficie similar a la de la Tierra, probablemente significa que puede ver hasta el suelo en longitudes de onda infrarrojas”, dijo el autor principal Mark Swain del JPL. “Eso significa que si los astrónomos usan el telescopio espacial James Webb para observar este planeta, existe la posibilidad de que no vean el espectro de la atmósfera, sino el espectro de la superficie. Y si hay charcos de magma o actividad volcánica, esas áreas estarán más calientes. Eso generará más emisiones, por lo que potencialmente estarán observando la actividad geológica real, lo cual es emocionante”.