¿Por qué las flores tienen aroma? Especialista en floricultura lo explica

Redacción MX Político.- Un niño de 9 años preguntó “¿Por qué las flores huelen?”, un cuestionamiento que parecería inocente, pero puso a pensar a una gran cantidad de personas, por lo que, como parte de una dinámica, el profesor Richard L. Harkess de la Universidad de Misisipi, especialista en floricultura, decidió responder con la explicación científica.

¿Cuántas veces no hemos visto en películas o series animadas a un personaje acercarse a oler el dulce perfume de las flores? Es algo que hemos dado por hecho e incluso quienes reciben un ramo de flores suelen realizar esta acción, pero ¿nos hemos detenido a pensar por qué las flores huelen?

En realidad, es parte de una estrategia que ayuda a las plantas con flores a reproducirse y propagar su especie, pues ciertos aromas les ayudan a atraer algunas criaturas que cumplen esta tarea.

Las plantas florecen para producir semillas que pueden convertirse en nuevas plantas. Para lograr eso, el polen de una parte de la flor debe fertilizar los óvulos en otra parte de ésta. Algunas plantas pueden autopolinizarse utilizando su propio polen para fertilizar el óvulo. Otros requieren polen de otra planta de la misma especie, lo que se llama polinización cruzada.

Entonces, ¿cómo obtiene una planta el polen de otra? A veces, la gravedad ayuda a que el polen caiga en su lugar; a veces el viento lo lleva. Las flores polinizadas por el viento, como las de muchos árboles y pastos, no producen olor, indica el profesor Harkness para una dinámica de The Conversation.

Harkess explica que otras flores son polinizadas por pájaros, murciélagos, insectos o incluso pequeños roedores que llevan el polen de una flor a otra. En estos casos, las flores pueden proporcionar un pequeño incentivo. Los animales polinizadores son recompensados ​​con un néctar dulce rico en energía y nutrientes o con polen lleno de proteínas que pueden comer.

Las flores que necesitan la ayuda de insectos y murciélagos van un paso más allá, produciendo un aroma floral que actúa como una especie de señal de bienvenida maloliente para el polinizador adecuado.

Una orquídea que florece en el bosque tropical o una rosa en su jardín necesita atraer a un polinizador para traer polen de flores de la misma especie. Sin embargo, hay flores que parecen similares pero son de otras especies. Para diferenciarse de otras flores, las flores de cada especie emanan un aroma único para atraer polinizadores específicos.

“Al igual que los perfumes en el mostrador de una tienda por departamentos, los aromas florales se componen de una gran y diversa cantidad de productos químicos que se evaporan fácilmente y flotan en el aire. El tipo de químico, su cantidad y su interacción con otros químicos le dan a la flor su aroma único. El aroma de una rosa puede constar de hasta 400 sustancias químicas diferentes”, explicó el especialista.