¿Habrá Otra Oportunidad Para el PRI? / En opinión de Ramón Zurita Sahagún

Redacción MX Político.- Cumplir 92 años y seguir vigente no es fácil y menos para un partido político que ha pasado por tres nombres y ha mostrado alto grado de sobrevivencia.

El Partido Revolucionario Institucional se encuentra en una encrucijada, algo no novedoso para sus dirigentes, aunque esta crisis parece la más grave de todas las que ha enfrentado.

Es cierto que su muerte ha sido augurada desde hace algún tiempo y ha podido remontar esos momentos difíciles, pero la de ahora es distinta a aquellas.

Durante esos 92 años de existencia, el partido ha sido referente negativo al ser etiquetado como fraudulento, nido de corrupción y otros señalamientos que han quedado en la memoria colectiva.

En esas nueve décadas dejó constancia de sus logros como gobierno y de los yerros cometidos por militantes de su partido que dejaron al país en severa crisis.

Deudas que han pasado por varias generaciones, fábrica de políticos ricos, pobreza, desempleo son referente de este partido en los 76 años de ejercicio del Poder Ejecutivo federal y de las décadas que llevan gobernando los estados del país.

Hace tiempo que se venía advirtiendo el deterioro del partido, desde que resquebrajado en 1988 usó todo tipo de artimañas para conseguir el triunfo electoral y desde entonces se provocó la caída estrepitosa sufrida en 2000 y replicada en 2006, cuando sus militantes no pudieron acceder al Ejecutivo.

Una nueva oportunidad se les presentó en 2012 y fue echada al bote de basura, ya que la nueva generación de priista llegó con hambre de poder político y económico y dedicó su tiempo a saquear los recursos que todavía quedaban.

El resultado fue la total debacle en las urnas. Si en 2006 se fueron al tercer lugar en la elección presidencial, mantenían todavía una veintena de estados gobernados por sus militantes.

Una situación similar parecía ser la de doce años después con todavía doce entidades gobernadas por sus partidarios, pero ahora parece que la noche se les viene encima, ya que el próximo seis de junio 8 de ellos renuevan a sus gobernantes y en pocos tiene el PRI alguna oportunidad de ganar.

Con una dirigencia joven, pero cuestionada el Revolucionario Institucional llega a unos comicios en los que no se le auguran buenos resultados y en los primeros sondeos los sitúan en cuando mucho el tercer sitio de las preferencias de los votantes y en la que fraguó una alianza con sus antes adversarios irreconciliables del PAN y PRD para intentar contener la fuerza del partido gobernante.

Con todo y ello se advierte complicado que los priistas puedan remontar la voluntad ciudadana, por lo que algunos consideran que debe ser la oportunidad de los priistas para reflexionar, replantear sus estrategias y aprovechar para relanzar el partido y hasta, tal vez, generar el cambio de nombre que se ha venido planteando desde hace muchos años. Los estatutos, programas de acción y plataforma deben ser redimensionados, para plantear un partido pujante y que atractivo para las nuevas generaciones.

Aprovechar esta oportunidad, sin importar el saldo del proceso electoral es una buena oportunidad para regresar a la competencia electoral en los comicios presidenciales del 2024.


Cinco estados conservan el PRI desde su fundación original en los que jamás ha gobernado un personaje ajeno al tricolor: Campeche, Coahuila, Colima, Estado de México e Hidalgo. En todos los demás el PRI se ha ido y regresado y en uno (Baja California), jamás regresó después de 33 años de que dejó de gobernar. De esos cinco estados, Campeche y Colima van a las urnas el seis de junio y en ambos no es marcado favorito, por lo que auguran que su dominio quedará reducido a solamente tres entidades del país: Coahuila, Estado de México e Hidalgo.


Parece moda nacional que las autoridades no respondan a las acusaciones de violencia en contra de personajes aspirantes a un cargo público. En Tabasco tres aspirantes a la Comisión Estatal de Derechos Humanos fueron denunciados por diversos delitos en contra de las mujeres, sin que fueron atendidos sus reclamos. Finalmente, José Antonio Morales Notario, resultó electo, sin importar los supuestos agravios en contra de una mujer en un juicio de divorcio, contra la que ejerció violencia.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.