En las elecciones 2021 en Oaxaca competirán 12 partidos políticos

Redacción Oaxaca Político.- Con 12 emblemas en la boleta electoral, Oaxaca va a las elecciones 2021 con la mayor cantidad de partidos políticos en su historia, que lejos de abonar a la pluralidad democrática, son utilizados como franquicias al servicio de sus fundadores y carrusel para eternizar personajes que viven de las prerrogativas.

A lo largo de los años, el crecimiento de las siglas ha sido evidente. Mientras que en las elecciones ordinarias de 2001 fueron ocho emblemas en las boletas electorales, en este año habrá 56 por ciento más.

“¿La dispersión de partidos políticos mejora la calidad del proceso en la toma de decisiones públicas cuando hablamos de un gobierno en democracia?, ¿qué ha pasado a lo largo de los procesos electorales que se han incrementado los partidos políticos? ¿Ha mejorado los procesos de toma de decisiones? ¿Han mejorado la calidad de vida de las personas adultas mayores, de las mujeres, las condiciones laborales, se ha incrementado el PIB?, cualquiera de las preguntas que me he hecho es no”, asentó Susana Chía Hernández, exconsejera electoral en el otrora Instituto Federal Electoral (IFE) del 2012 al 2018.

La experta en democracia y derechos humanos señaló, que si bien siempre es sano y positivo tener la apertura política de opiniones y corrientes de pensamiento que se constituyen en partidos políticos, es efectiva cuando se habla de una ciudadanía fuerte, que no es pasiva y está informada, frente a instituciones que son abiertas y transparentes, acciones que no son características en México, puntualizó.

Chía Hernández indicó que más partidos políticos han derivado en la pelea por espacios de poder valiéndose de todo tipo de estrategias que han ido desde campañas a partir de los grupos más vulnerados, hasta la utilización de personas de la farándula con total desconocimiento en la elaboración de políticas públicas que requiere el país.

“Los partidos políticos han sido útiles para ciertos grupos, pero para la ciudadanía representa un retroceso en su forma de vida porque se va a votar por gente que se está reciclando y que no vienen de mejor, viene de lo peor que están en el carrusel político electoral y se vuelven a insertar. Esto no beneficia en lo más mínimo a una población mermada”, subrayó. 

Partidistas, la enfermedad de Oaxaca

Luego de las elecciones ordinarias de 2001 en la que fueron a proceso 8 partidos políticos: Partido Acción Nacional (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT), Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Partido Alianza Social (PAS), Partido de la Sociedad Nacionalista (PSN) y Convergencia por la Democracia Partido Político Nacional (CDPPN), en 2004, durante las elecciones en la que fue electo gobernador Ulises Ruiz Ortiz se expresaron siete los emblemas tras desaparecer del radar PAS y PSN; el cambio de siglas del CDPPN por Convergencia y el surgimiento del Partido Unidad Popular (PUP) fundado por Heriberto Pazos Ortiz, dirigente del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT). No obstante, la diversidad de siglas, a través de las alianzas quedaron reducidas a sólo tres propuestas.

Para las elecciones 2007, el número de partidos políticos había crecido a nueve opciones al sumarse el Partido Nueva Alianza (Panal) y Partido Social Demócrata (PSD), éste último eternamente en manos de Manuel Pérez Morales, quien hizo de las prerrogativas una forma de vivir.

Los mismos nueve partidos políticos se mantuvieron al llegar las elecciones a la gubernatura de 2010, en donde Gabino Cué Monteagudo fue electo bajo la alianza del PRD, PAN, Convergencia y PT.  Esta cantidad de partidos políticos se repitió en el 2013 sólo que con Convergencia mutado a Movimiento Ciudadano. 

Desaparecido Movimiento Ciudadano, y surgidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Partido Encuentro Social (PES) y Renovación Social, el número de partidos políticos en las elecciones de 2016 alcanzó su número más alto hasta el momento al llegar a 11 emblemas en la boleta con la coalición del PRI, PVEM, Encuentro Social y Panal que llevaron a la gubernatura a Alejandro Murat Hinojosa.

Dos años después, luego de la reforma que empataba las elecciones locales con las federales, en 2018 apareció en la boleta el Partido de las Mujeres Revolucionarias y desapareció Renovación Social, en total fueron 11 emblemas.

Actualmente, en las del 2021 estarán en juego los eternos PRI, PAN, PRD, PVEM y PT, además del PUP, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, Morena y PES, además de los de reciente creación Fuerza Por México y Partido Redes Sociales Progresistas, éste último encabezado por Bersahín Asael López López, quien brincara del Panal para representar este instituto político en el estado.

Partidos convertidos en franquicias

Chalynne Curiel, profesora investigadora del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), señaló que lejos de ser opciones necesarias como un contrapeso o que representen la diversidad y pluralidad de México, “en realidad son bastante parecidos en términos de lo que se proponen hacer por el país con grandes discursos, pero poca idea para logarlo”. 

Otra característica que los une -agregó- es la deslegitimación y contrariedades en sus propias ideologías y plataformas. “Están pasando por una gran crisis, a los viejos porque ya los conocemos y a los nuevos que surgen porque los vemos configurados desde sujetos y actores políticos que tienen una historia, que ya sabemos o por lo menos intuimos que tienen intereses de índole personal. Muchos de estos políticos que brincan de un partido histórico a formar uno nuevo es sólo por vivir de las prerrogativas”.

En este sentido señaló que existe una percepción que apunta a que cualquier persona con un recursos y discurso mediamente articulado, puede llegar a un público amplio que le permita reunir los requisitos para ser un partido político sin necesariamente representar una opción, una alternativa distinta a lo que hay en el espectro partidista.

GPP