Al menos 13 detenidos en una nueva jornada de protestas en Barcelona

En las calles de Barcelona (España) se reanudaron las violentas protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a las instituciones del Estado. 

Este sábado, los manifestantes incendiaron un vehículo policial, además de arrojar objetos a los agentes y dañaron varios negocios de la ciudad catalana.

Los Mossos d’Esquadra publicaron en Twitter que 13 personas fueron detenidas el sábado: “Tres por robo con fuerza en un quiosco y 10 en relación con actos vandálicos y desórdenes públicos”.

La violencia del sábado siguió a dos noches relativamente tranquilas en Barcelona, después de más de una semana de protestas consecutivas después de que Hasél fuera arrestado el 16 de febrero y condenado a nueve meses y un día de cárcel. Varias de las manifestaciones han derivado en disturbios y altercados con la Policía.

La condena a Pablo Hasél, y en particular su ingreso en prisión, ha causado un terremoto social y político en España, que ha azuzado la división entre los diferentes sectores ideológicos del país y ha reabierto el debate en asuntos como los límites de la libertad de expresión, el uso de la fuerza represiva por parte de las autoridades de un Estado de derecho o los estándares de calidad democrática en España.