Bacaanda, “El Sueño” que ni el COVID19 ha derrotado