Caída estrepitosa

Oaxaca.- Desde el inicio de la administración del político mixteco, David fue tesorero del estado, hoy Secretaría de Finanzas, hasta que terminó el sexenio. Su fortuna empezó a crecer al vuelo. Cambio esposa, compró residencias, etc.

En varias ocasiones el hoy poderoso auditor de la federación intentó ser diputado del PRI por la Mixteca oaxaqueña de donde eran sus padres, pero las malas relaciones que dejó su comportamiento frívolo, altanero, le obstruyeron el paso. Ganó tal confianza del gobernador HRL que hasta fue considerado en una terna de posibles sucesores.

Llegó a Oaxaca casi en estado de indigencia, era empleado administrativo del periódico El Día y se introdujo al equipo de Heladio vendiendo la idea de que era presidente del Colegio Nacional de Economistas. Lo recuerdo con saco y corbatas raídas pero su audacia, persistencia y poderosos mecenas lo encumbraron en la política. Ascendió tan alto que en este momento su derrumbe se calcula espectacular.

El mismo Secretario de Hacienda Arturo Herrera ya ve su caída: “México necesita un órgano fiscalizador fuerte, sólido y creíble”, declaró desconcertado al salir a aclarar el resultado que presentó David Colmenares con “errores evidentes” sobre el costo del NAIM.

 NO ES LA PRIMERA

 Solo para que en Oaxaca quede historia de este político con su espectacular desmoronamiento, recuerdo sus ascensos en la función pública que, aunque admirables, también se dieron entre claroscuros registrados en los medios.

En mi entrega del 12 de agosto del 2019 dije que el Auditor Superior de la Federación David Colmenares Páramo, cuyo cargo ligó durante el Peñismo, no sale bien librado en las investigaciones en torno a la llamada “Estafa Maestra”. Como es sabido, las pesquisas descubrieron desvío de recursos públicos por más de mil 300 millones de pesos cuando la entonces Rosario Robles fue titular de la Sedesol y luego de la Sedatu. La suspicacia surge por lo siguiente.

Dice el columnista Raymundo Riva Palacio que, según el abogado de la exsecretaria, la llamada “estafa maestra” es una ficción porque con la nueva denuncia de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), “se detectaron operaciones que nunca fueron vistas por la Auditoría Superior de la Federación”.

El columnista de El Financiero deja entrever la duda sobre el comportamiento del Auditor Superior de la Federación por no detectar, en su momento, operaciones de la Estafa Maestra que hoy denuncia la UIF que, entre otras anomalías, encontró 105 operaciones de presuntos desvíos de recursos del erario hacia empresas fantasma.

Las sospechas las arrastraba Colmenares, pero hoy vuelve a las andadas. Dicen que no le bastó el “oso” que hizo al revisar la Cuenta Pública 2019, donde incluyeron obras y mecanismos financieros sobre la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la CdMx con datos de 2016 al 2018.

Ante la exhibida que les está dando el secretario de Hacienda, el propio ASF reveló que le mandaron “mensajitos informales” para solicitarle que se sienten en una mesa de trabajo para diseñar una metodología y calcular los costos que ha tenido la cancelación del NAIM para nuestro país. Arturo Herrera dijo que dejaron la auditoría en manos de novatos o de espontáneos que buscaron reflectores de mala manera.

RECELOS

Del tamaño de los dislates que saturan el ambiente político en torno a David Colmenares, se prevé su derrumbamiento. El columnista Carlos Loret se encarga de airear otros pecadillos del auditor. Dice:

“Desde que llegó a encabezar la Auditoría Superior de la Federación, David Colmenares estableció un engranaje de corrupción para que cualquier gobierno pudiera, a cambio de un buen dinero, sacudirse el golpe político de ser señalado por las irregularidades en el manejo del dinero público.

“Desde luego, Colmenares no se encarga de operar esto a detalle. Eso lo expondría mucho políticamente. Con el que hay que arreglarse es con el maestro Isaac RojkindOrleanksy, titular de la Auditoría Especial de Seguimiento, Informes e Investigación, brazo derecho de Colmenares. Cómo funciona? Si la Auditoría Superior hace observaciones sobre algún gobierno, éste de inmediato contacta a los altos funcionarios. La primera cita es para explicar en qué consiste la irregularidad. Si para ésta no hay explicación, pues se trata de un abierto desvío de recursos, entonces se pasa a la segunda ventanilla. Los “contactos” en la Auditoría sugieren contratar a un despacho defensor, con quienes los altos funcionarios de la ASF tienen buena relación. Pero nada avanza hasta que no se da la cita con Rojkind y se define cómo va a ser el intercambio: según del sapo es la pedrada”. Así opera el que anhelaba ser gobernador de Oaxaca.