Tamaulipas o el “negacionismo” de Marko / En opinión de Francisco Gómez Maza  

·        Muchos panistas, a remojar sus barbas y los lampiños los bigotes
 ·        Aunque no lo crea, el caso Tamaulipas es un bumerán del PAN
 
Redacción MXPolítico.- El caso del señalamiento de Francisco Javier García Cabeza de Vaca (oriundo de McAllen, Texas), hasta ahora gobernador de Tamaulipas, como responsable de graves delitos relacionados con la delincuencia organizada, pone en evidencia al Partido Acción Nacional.
El PAN así se consolidó como el brazo seudopolítico de la derecha más recalcitrante y corrupta, asentada en los sectores empresariales más poderosos económicamente y más católicos preconciliares predicadores del conservadurismo, de la explotación del hombre por el hombre y de la desigualdad como mandato y gracia divina, desigualdad para todos menos para las sagradas familias del partido, aunque pequen. Y ¡vaya que pecan aunque se muestren con santos de altar!
Ricardo Anaya –canalla, canayín – y los ex senadores Ernesto Cordero, Salvador Vega, José Luis Lavalle Maury, Francisco Domínguez, maiceados por Peña para aprobar la privatización de Pemex, deben ya poner sus barbas a remojar, porque están también en la mira de los muchachos de Gertz Manero. Están obligados a verse en el espejo de su correligionario tamaulipeco.
Importantes militantes del panismo, allá por los años 60-70, me lo advirtieron. Nunca confíes en los grandes ricos católicos, que son lobos vestidos con piel de oveja. Salen de la Iglesia, después de confesarse con el sacerdote y comulgar a Cristo, y se reúnen en el atrio o en la sacristía, para confabularse y conspirar en contra del gobierno de la revolución. Lo que buscan es asegurarse de que nadie les arrebate su riqueza, aunque nadie esté pensando en ello. Y por eso se agremiaron, aprovechándose del buen corazón de Don Manuel, en el PAN,
Pero no ha cambiado nada en el seno del panismo, entre las cúpulas. Después de que la Unidad de Inteligencia Financiera ha acumulado cerros de información del comportamiento de muchos panistas de la cúpula y de haber completado una carpeta de investigación de las actividades de García Cabeza de Vaca, los dirigentes de ese partido se niegan a aceptar la realidad.
“López Obrador y Morena han comenzado su cacería de brujas ante el evidente avance de la oposición en México, que sí sabe dar resultados a la población”, declaró sin ninguna vergüenza Marko Cortés, dirigente del PAN, al referirse a la solicitud de desafuero de la Fiscalía General a la Cámara de Diputados del gobernador García Cabeza de Vaca, para que sea aprehendido y juzgado por los delitos de delincuencia organizada, operación con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal equiparada. Todos documentados ya por la UIF. Ah. Sublime ignorancia, lamentable inopia de neuronas.
Ah. Y además el yunior michoacano sufre de esa enfermedad de negacionismo farisaico, cuando no se da cuenta de que él y sus panistas sólo dieron, dan y darán vergüenzas a sí mismos y a la población.
Así se va a solucionar todo problema. Negando la realidad. Sabe Marko Cortés claramente que está mintiendo. Ni él se cree lo que declara a la prensa.
Rechaza la verdad de que la oposición en realidad no existe hasta ahora. Que perdió todo en julio de 2018. Que fue hecha pedacitos. Nulificada. Convertida en un cero a la izquierda. Sabe que muchos de sus miembros están comprometidos con la corrupción y lo niega. Que sus diputados y senadores apoyaron las salvajes políticas de Enrique Peña, por un plato de lentejas. Sabe que la corrupción corroe las fibras más íntimas de muchos de sus correligionarios. Y se niega a reconocer su realidad y la de su formación política. Ah Marko. Nunca aceptará qué él fue y es cómplice de la criminalidad albiceleste.
Y a Felipe del Sagrado Corazón de Jesús ahora le sale lo azul. Realmente tiene el alma teñida de ese azul vergonzante, al que han renunciado panistas realmente dignos. No obstante que corrió para darle gusto a su mujer y aferrarse a la idea de que ambos eran –son- los mesías de los mexicanos, ahora sale en defensa de quienes lo echaron al arroyo. Y se atreve a proclamar, aunque no lo crea. Se impone su doblez, su fariseísmo: “Hay una burda persecución política en México”, afirma y asegura, sin aceptar que la UIF no actúa si no tiene los pelos de la burra en las manos, que “nadie conoce los elementos con los que se acusa al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.”
La mojigatería en todo su esplendor.
El hecho es inevitable, sea o no persecución política, la Fiscalía tienen “elementos” para enjuiciar, no sólo al gobernador de Tamaulipas, sino a muchos albicelestes, sin contar a la pléyade de criminales que estuvieron apoderados de la suerte de los mexicanos y que ahora quieren volver al pasado.


 
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

La radicalización

Por Aurelio Contreras Moreno

Si bien era de esperarse por el contexto electoral que enmarca la primera mitad de 2021, la radicalización del régimen lopezobradorista cada vez deja menos espacio para dudar de su ruta directa y sin escalas hacia una tiranía disfrazada de democracia. Como la que inventó el “abuelo” priista que le dio origen.
La destrucción a su credibilidad y autonomía autoinfringida por la Auditoría Superior de la Federación solo puede verse como el resultado de la amenaza lanzada públicamente por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de darse a conocer los resultados de la revisión a la Cuenta Pública de 2019 que evidenciaron el desastre administrativo y la ausencia de probidad de este gobierno. 
Y aun cuando el ente fiscalizador solo se desdijo respecto del monto de las pérdidas ocasionadas por la cancelación del aeropuerto de Texcoco y no del resto de las observaciones incluidas en su informe –que superan los 67 mil millones de pesos en irregularidades-, el daño está hecho. Ni siquiera necesitan destituir como auditor superior a David Colmenares. Demostró estar dispuesto a someterse a lo que le ordenen desde el Ejecutivo, escribiendo con ello un nuevo capítulo en la tragicomedia de la desaparición de los contrapesos y la división de poderes en nuestro país.
Sin embargo, está lejos de haber concluido la caída libre de México hacia lo peor de su pasado. Este martes, en la Cámara de Diputados fue aprobada, sin alterarle una sola letra, la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica enviada por López Obrador hace pocas semanas, la cual fortalece el monopolio de la Comisión Federal de Electricidad, prioriza a los combustóleos y el carbón como generadores de energía altamente contaminante –pero que muy buenos dividendos dejará a varios integrantes de la “4t”- y que incluso provocará un conflicto comercial internacional con Estados Unidos y Canadá, pues se contrapone a varios acuerdos del Tratado de Libre Comercio firmado apenas el año pasado entre las tres naciones.
La expresión del disenso también está en vías de ser proscrita por la mal llamada “cuarta transformación”. Cada vez con mayor virulencia se activan desde el poder campañas de linchamiento y descrédito en contra de quienes se atreven a criticar los horrores del régimen que sus textoservidores y lacayos ensalzan. 
Ejemplo de ello es la embestida contra las mujeres defensoras de derechos que han alzado la voz en contra de la postulación como candidato de Morena a gobernador de Guerrero del cinco veces acusado de violación Félix Salgado Macedonio. Junto con las campañas negras en redes sociales, varias defensoras y activistas han sido ya víctimas de amenazas directas, lo que deja de manifiesto que en este caso, el “pacto” que se busca proteger es más bien de tipo criminal.
Por supuesto, socavar el periodismo y la libre expresión ocupa un lugar preponderante en las prioridades del lopezobradorismo. Este mismo martes, el aniversario luctuoso de Francisco I. Madero sirvió de pretexto para que la esposa del presidente mexicano, Beatriz Gutiérrez Müller, se lanzara contra los periodistas acusando al gremio –en una descomunal manipulación histórica- de haber provocado el asesinato del ex presidente revolucionario. 
Incluso, la visita oficial del presidente argentino Alberto Fernández fue llevada a ese terreno. El populista sudamericano comparó a los reporteros con las porras de los equipos de futbol, desestimando su labor que, les guste o no, es fundamental para la existencia de una democracia real.
El cierre de un día de furia quedó a cargo de la Fiscalía General de la República, que presentó senda solicitud de procedencia para desaforar al gobernador panista de Tamaulipas Francisco Cabeza de Vaca, uno de los promotores de la Alianza Federalista y quien hace meses encaró al mismo presidente López Obrador, a quien pidió dejarse de “politiquerías”. Hoy, esa misma FGR que exoneró sin investigar al ex secretario de la Defensa Nacional Salvador Cienfuegos por sus presuntos nexos con el narco, acusa al mandatario estatal de delincuencia organizada, a menos de cuatro meses de las elecciones intermedias.
Y de aquí hasta entonces, seguro vendrán cosas peores.

Autor: Francisco Gómez Maza

Contacto: aureliocontreras@gmail.com
Twitter: @yeyocontreras


—-

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.