Somos testigos del linchamiento de un Presidente que encabezó una revolución / en la opinión de Epigmenio Ibarra