Administrar los Tiempos Políticos, Estrategia de AMLO / En opinión de Jesús Michel Narváez

Redacción MX Político.- Administrar los tiempos electorales, amenazar y cumplir, debilitar a las instituciones y frenar el avance de las oposiciones, sin duda que es la estrategia de Andrés Manuel López y su séquito de monaguillos.

Sorprendió la marcha atrás de la Auditoría Superior de la Federación que sin haber recibido un golpe en la quijada o el hígado que la doblara, se dobló frente a los “otros datos”. El escándalo es mayor y nadie duda que en Palacio Nacional entendieron que la “mejor defensa es el ataque”, más cuando los adversarios rodean la plaza y están por tomarla aunque a batalla sea cruenta y deje, literalmente, cadáveres políticos.

Justo cuando la ASF y su titular reculaban de su postura manifiesta en los informes del órgano técnico de la Cámara de Diputados, fue subido al pleno el dictamen para reformar la Ley del Servicio Eléctrico, cuyo contenido fue respetado por la orden presidencial de “no cambarán ni una coma”. Largo monólogo del equipo guinda y sus aliados. Por más esfuerzo que hizo la oposición, finalmente fue acallada y avasallada.

Midiendo tiempos electorales y consciente de que esta aprobación atraería cuestionamientos que serán zanjados cuando el Senado de luz verde a la minuta, aunque posteriormente la lluvia de amparos saturen los juzgados de distrito.

Por ello, la “autónoma” Fiscalía General de la República sacó del baúl en donde se archivan los casos que deben salir a luz pública conforme al calendario firmado por el residente de Palacio Nacional, el asunto relacionado con Francisco Javier Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas e integrante de los Federalistas que enfrentan abiertamente las políticas del Gobierno federal.

Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República (FGR), afirmó que la solicitud de desafuero al gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, no es “una cuestión de venganza” o “asunto político”. Así lo dijo en la mañanera de ayer.

Un poco jugando al gato y al ratón, el fiscal dejó claro que todos los diputados podrán tener acceso a las pruebas de la investigación para ver si es procedente el desafuero contra el gobernador tamaulipeco.

“Pueden estar tranquilos de que pueden tener una visión clarísima de las pruebas” contra el mandatario estatal.

¿Cómo pueden estar tranquilos los que conforman el bloque opositor si son minoría y los del partido oficial dócilmente aceptan las “recomendaciones” de Palacio Nacional?

A nadie le quede duda: el mandatario perderá el fuero.

Y a otra cosa.

A esperar y no por mucho tiempo la judicialización de los casos Lozoya, Robles, Ancira y demás “pollos” gordos que servirán de cena para el festín de Morena y que, claro, estará encabezado por el jefe de jefes.

¿Qué más viene? Seguramente acallar a quienes criticamos las acciones poco transparentes que se realizan al amparo de la “aplicación de la justicia”, porque ya “no son los tiempos de antes”.

Lo dicho comendador: el presidente es un genio para que todo le resbale, aunque haya pruebas, y para cambiar la verdad por el engaño sustentado en el poder de la honestidad.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @misionpolitica

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.