Salgado Macedonio: la política autoritaria y su correlato pasional  / En opinión de Francisco Rodríguez

Redacción MXPolítico.- La política autoritaria y su necesario correlato, el poder omnímodo, es el escenario ideal de historias de amor y de venganzas, de odio y locura, de vida y muerte. A menudo, las lágrimas son la última sonrisa del amor y de las pasiones desenfrenadas. Y esto porque, cada vez más, la política se torna más y más visceral. 

Las traumáticas tragedias políticas son provocadas por mínimas y graves imprudencias. Casi siempre, los poderosos sin formación llegan a entender las verdades como agravios, y allí es donde “se arma la de Dios es Cristo», llevándose entre las patas todo lo que encuentre a su paso. 

Por ello, el ciudadano debe estar siempre alerta a los signos y sucesos que se escenifican al interior de las Cortes y los Palacios, porque las tragedias no son privativas de los grandes escenarios o de los majestuosos recintos del poder. 

Es común observar que, a medida que se reducen los espacios geográficos del ejercicio del mando, la política se torna más incomprensible y complicada. Es más difícil ser gobernador que Presidente, porque éste tiene mayor margen de maniobra para delegar atribuciones a la cauda de subordinados, más elementos para resolver lo enredoso. 

Feminicidios y las nuevas formas de defender la masculinidad 

Es cierto que, según señala el Southern Poverty Law Center de San Francisco, algunos grupos de derechos de los hombres son parte de la ideología del odio bajo las bases del patriarcado y de la supremacía masculina. El movimiento de este jaez ha sido descrito como misógino y a menudo se debe a la pérdida que argumentan de ventajas y privilegios. 

Ninguna enciclopedia, ningún registro contiene una explicación sensata sobre la defensa sofisticada de lo masculino. Simplemente, es contradictoria con los derechos de género tan defendidos por la ideología de izquierda. A lo mejor los feminicidios tan en boga tienen relación con esta nueva manera de defender la masculinidad. 

El porqué de la defensa irracional a la candidatura de Félix Salgado 

Anabel Hernández afirmó lo que es un secreto a voces: la candidatura de Salgado Macedonio a Guerrero responde a una negociación entre el Presidente y la delincuencia organizada. Nada importa menos que ser un violador. Salgado es pieza clave para respetar los acuerdos pactados en el año 2018. 

Si a lo anterior se añade que la secretaria de Educación Pública, la que lee y habla de brinquito, fue la jefa de campaña de los Abarca en Iguala, señalados como responsables de la masacre de Ayotzinapa junto con el Ejército‎, la cuestión queda más que clara: toda pigmentocracia lleva a una sofisticación en las élites sobre las preferencias de género.  

Ojalá sea cierta esta versión, pues al menos nos ahorraría la nada grata tarea de explicar la defensa irracional de la candidatura de Salgado Macedonio, en un momento en que Morena se empecina en perder las elecciones en todos los estados de la República, algo que se veía venir cuando no hubo respaldo ciudadano para comprar unos cuantos boletos de aquella farsa de rifa del avión presidencial. 

Como la población ya está acostumbrada a gobiernos de narquillos, producto de los pactos celebrados desde el poder con las mafias de la delincuencia organizada, esta versión sería la menos mala. ¡Aunque parezca increíble! 

Porque si no fuera así, la sodomía habrá desplazado a la política. Ciertas materias que eran optativas ahora serán obligatorias. Y habría que añadir un nuevo jinete del Apocalipsis al hambre, la peste, la enfermedad y la muerte: la chacalización de la conducta. Sería una pésima noticia. 

El fraude de Estado que se prepara, un problema de seguridad nacional 

Y como estamos inundados de una catarata de mentiras, como esas de las vacunas rusas que nunca llegaron, y que ahora son sustituidas por dos centenares de miles de dosis de Sinovac, la vacuna china, podemos esperar que se esté armando una medicación combinada de chile, dulce y manteca, que pueden hacer mucho mayor la catástrofe humanitaria que ya padecemos.  

La aplicación de las segundas dosis, en caso de que todavía vivamos para verla, puede convertirse en un zafarrancho de Estado que puede causar más complicaciones que las que hemos visto, la canibalización electoral de las vacunas puede decantarse en una estrategia de exterminio ejecutada con premeditación, alevosía y ventaja. Es decir, un crimen genocida de lesa humanidad.  

‎La cuestión electoral de junio, el panorama difícil que se presentará para el partido oficial no augura nada bueno. El fraude de Estado que se prepara en todas las regiones tiende a convertirse en un problema de seguridad nacional, muy parecido a todos los que ya tenemos. Los apoyos estatales a los candidatos impresentables a cargos de representación se han tornado en un dolor de cabeza. 

Amigos íntimos cabalgan sobre las debilidades personales de los poderosos 

Poner como candidato en la plaza clave de la alcaldía de Tuxpan, la puerta de entrada al voto de la huasteca veracruzana, al misógino y ratero Alberto Silva‎ Ramos, El Cisne, dueño de las agarraderas de la voluntad de Cuitláhuac García, es un evento peligroso, que augura la derrota absoluta de Morena en ese estado de la República.  

Y es que la química del amor altera los niveles hormonales y químicos del cerebro, y puede producir efectos secundarios demasiado sorprendentes. 

‎Los favores, coronando siempre las ambiciones de los insaciables, de los más cercanos a la depredación, los amigos íntimos, cabalgando siempre sobre las debilidades personales de quienes ostentan una responsabilidad política, traicionan la confianza de los electores. El caprichato se impone a la moderación y a la cordura. 

El político es un homicida de sí mismo: Pedro Calderón de la Barca 

Regida por los avatares de la sensibilidad, la política es la más peligrosa y trágica de las profesiones. Exige de los aliados en la empresa todos los sacrificios, la entrega total, la disciplina y la lealtad personal de que sean capaces. En el desempeño de estas tareas es común que se pierda el mínimo sentido de la proporción para con los gobernados, y lo que es trágico, para sí mismos. 

El político es un homicida de sí mismo. Lo dijo Pedro Calderón de la Barca, el gran dramaturgo del Siglo de Oro español. El jardín de Falerina es la obra más reveladora de los motivos y alcances del despacho en el trafago público  

Y por si esto fuera poco, Sthendal lo resumió en Rojo y Negro: «Ir sin amor por la vida es como ir al combate sin música, como emprender un largo viaje sin un libro, como ir por el mar sin una estrella que nos oriente…» La escritora colombiana Virginia Vallejo, perdida por su amor al narcotraficante Pablo Escobar, en su tiempo el sexto hombre más rico del mundo… 

… escribió sus angustias en el famoso libro Amando a Pablo, odiando a Escobar en el que relata los intríngulis de una pasión marcada por las vicisitudes del poder. Cada vez más, la política y sus correlatos se vuelve más visceral y por lo tanto, incomprensible.  

¿Entramos a un auténtico infierno de pasiones que nadie merece sufrir? 

‎Ojalá el asunto de la candidatura tan defendida de Félix Salgado Macedonio a gobernador de Guerrero sea un asunto cotidiano, rutinario, de componendas con el narcotráfico.  

Si no… estaremos entrando a un auténtico infierno de pasiones que nadie merece sufrir. 

¿No cree usted? 

Índice Flamígero: El Presidente López Obrador ha mantenido este último viernes, por tercer día consecutivo, su postura inicial de defender a su candidato al gobierno de Guerrero y ha ido más allá al afirmar que todo lo anterior es “una campaña de linchamiento”. “Estoy pendiente porque es muy notorio. Todos los programas de radio, la prensa, en contra de Félix Salgado Macedonio. Se están uniendo y hay una campaña de linchamiento” … “¿Y por qué ahora esta campaña, de parte de quién?”, ha añadido López Obrador. 

Autor: Francisco Rodríguez 

Contacto: https://www.indicepolitico.com
indicepolitico@gmail.com
@IndicePolitico
@pacorodriguez  

___

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.