Continuamos en plena Recesión Económica / En opinión de Lilia Arellano

EL CASTILLO

Redacción MX Político.- López Obrador señaló “seguiremos avanzando” y reiteró su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en 2021, el cual es de 5 puntos porcentuales, sobre los cuales, habrá de puntualizarse, son apenas de recuperación de los 18 puntos perdidos, eso si acaso lo logran después de la aprobación de las modificaciones a la Ley sobre electricidad y sus consecuencias. Por desgracia, el tabasqueño nunca le atina en esta materia. El deterioro de la economía mexicana continuará durante todo de este año. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), espera en el cierre en enero se registre una contracción anual de 4.4 por ciento, como resultado de la pandemia del coronavirus. Al dar a conocer el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), el organismo dijo que en ese periodo también se observa una caída de 4.1 por ciento, respecto al mismo mes de 2020, en las actividades industriales, manufacturas y aquellas relacionados a la construcción. En el sector de los servicios también continuarán las afectaciones, debido a que se podría presentar una baja de 5.4 por ciento, frente al mismo lapso del año pasado. Entonces ¿de donde saca el Ejecutivo federal sus “otros datos”?

Los resultados del IOAE permiten conocer la evolución del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) apenas tres semanas después de que terminó el mes de referencia. “Las estimaciones del IOAE sugiere un deterioro de la misma, pues la contracción anual anticipada del IGAE pasa de una baja de 4.2 por ciento en diciembre de 2020 a una caída de 4.4 en enero de 2021”, explicó Julio Santaella, presidente del Inegi. Un crecimiento económico más dinámico llegaría sólo con mayores estímulos fiscales, campañas de vacunación eficaces y la contención exitosa de la pandemia, coinciden especialistas. Pero López Obrador se ha negado en redondo en apoyar a las empresas, generadoras de empleo y de riqueza, e insiste en poner la campaña de vacunación enfocada a sus fines electorales, lo cual la frena y la lleva al fracaso, al menos de aquí a las elecciones. Se esperaba que una vez que iniciará el proceso de vacunación contra el Covid-19, la recuperación económica tendría un ritmo acelerado, pero su lenta distribución y aplicación continúa generando incertidumbre sobre el tiempo en que tardará en retomar el tiempo perdido.

Por ello, los especialistas coinciden serán principalmente factores externos los que ayudarán a crecer en materia económica este primer semestre del año, porque mientras se mantenga el confinamiento social por la pandemia el consumo interno se mantendrá débil y lento. Para Esteban Polidura, director de Asesoría y Productos para las Américas en Julios Baer, México enfrenta principalmente tres retos para lograr su recuperación: superar el impacto generado en la segunda ola de contagios y la lentitud en el avance del proceso de vacunación; el segundo son los estímulos fiscales, los cuales han sido bajos comparados con otros países; y la confianza del inversionista, la cual sigue deteriorada debido a medidas tomadas por la actual administración donde se han cancelado proyectos. El especialista considera: ni sumando el crecimiento que pudiera alcanzarse este año y el próximo se compensará la caída del 2020, por lo tanto faltarán un par de años más para lograr estar como antes de la crisis sanitaria.

Jessica Roldán, directora de análisis económico de Finamex Casa de Bolsa, coincide en las perspectivas económicas para este año pero solamente serán positivas gracias a una permanente y eficaz llegada de inmunizantes y solo si es exitosa la vacunación. “Durante toda la primera mitad del año se va a estar dependiendo de la recuperación externa, de productos mexicanos en el extranjero. Todo lo que tiene que ver con el exterior, la parte de exportaciones, la producción manufacturera ha estado creciendo, por eso creemos que el entorno externo estará impulsando la recuperación de México y en la medida en la que avance la recuperación podríamos esperar que para la segunda mitad del año se tendría un mayor dinamismo en la demanda interna”. Obviamente, el envío de las remesas, sus montos, son imprescindibles para la 4T al evitar mayor empobrecimiento en millones de familias. Pero, fuera de lo anterior… vamos bien.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.