Samsung cierra temporalmente fábrica de chips en Texas, por tormenta invernal

La tormenta invernal Uri ha provocado estragos en la industria tecnológica de Texas. Tras los cortes de electricidad, la compañía surcoreana, Samsung, decidió cerrar de manera temporal su planta de producción de chips en Austin. “Con previo aviso, se han tomado las medidas apropiadas de forma segura para las instalaciones y láminas en producción. Reanudaremos la producción tan pronto como se restablezca la energía”, señaló Michele Glaze, portavoz de la compañía, al medio local Austin American-Statesman. Esta medida también fue replicada por otras compañías, como las fabricantes de semiconductores Infineon o NXP, las cuales tuvieron que parar sus actividades a causa de las heladas.

Aunque todavía se desconocen las consecuencias de esta decisión, en el pasado ya se han dado cierres a las plantas de Samsung que dejaron importantes consecuencias. En marzo del 2018, por ejemplo, la fábrica ubicada en Pyeongtaek, Corea del Sur, experimentó un corte de 30 minutos, en el cual se destruyó el 3% del suministro global de chips NAND, los cuales son utilizados en dispositivos móviles, tarjetas de memoria, USB o discos duros. A finales del 2019, las instalaciones de la compañía en Hwaseong sufrieron un corte de energía de un minuto de duración, pero el tiempo aproximado de recuperación para restablecer la línea de producción fue de dos días. Sin embargo, este par de casos sucedieron de manera intempestiva, lo cual agravó la situación, algo que según el mensaje de Samsung no sucedió en esta ocasión, pues hubo tiempo de cerrar con anticipación, algo que minimizaría el impacto en términos de producción, además de que se podrá acelerar el reinicio de operaciones. La fábrica de Samsung en Austin comenzó a funcionar en la década de los 90 y durante su tiempo de operación se ha encargado de elaborar procesadores DRAM, NAND y móviles. Según información del sitio web de la compañía, actualmente están centrados en la producción de chips con un proceso de 14, 28 y 32 nanómetros.

Hace unos días, la empresa presentó documentos ante funcionarios estatales de Texas en donde expresaba su consideración para construir una nueva planta de chips de más de 10,000 millones de dólares, con la cual se tiene prevista la creación de 1,800 puestos de trabajo. La tecnológica surcoreana detalló que en caso de seleccionar a Austin, como el sitio para la edificación de su fábrica, el inicio de la construcción comenzaría en el segundo trimestre del año y la planta entrará en funcionamiento hasta el tercer trimestre del 2023, donde planea fabricar “dispositivos lógicos avanzados”, es decir, chips más pequeños y rápidos. Hasta el momento, la decisión no ha sido tomada, pues los ejecutivos también están considerando otras opciones en Arizona o Nueva York, basadas en aspectos como el acceso a talento, ecosistema de chips y velocidad de comercialización. En Estados Unidos, algunos de los clientes de Samsung en su negocio de chips son Tesla, Nvidia y Qualcomm, entre otros. Además de la industria tecnológica, la profunda helada en Texas ha provocado el cierre de refinerías, pozos petroleros, plantas cárnicas, así como la muerte de más de 10 personas y ha dejado sin energía a más de 3 millones.

]]>