Estudiantes en Tlalnelhuayocan toman clases en espacios rentados

Al menos 56 estudiantes de la telesecundaria Jaime Torre Bodet toman clases en espacios rentados pues sus aulas resultaron con graves daños luego del huracán Katia y el sismo del martes

San Andrés Tlalnelhuayocan, Ver.- (AVC/Flavia Morales) Al menos 56 estudiantes de la telesecundaria Jaime Torre Bodet toman clases en espacios rentados, pues sus aulas resultaron con graves daños luego del sismo y el huracán Katia.

Desde hace más de un año, los maestros denunciaron ante el Instituto de Espacios Educativos que algunas aulas ya presentaban socavamiento en sus cimientos, lo que empeoró tras los fenómenos meteorológicos.

La telesecundaria donde asisten más de 250 estudiantes está ubicada junto a un arroyo de aguas negras lo cual también complica su situación.

Desde hace dos semanas, dos aulas fueron clausuradas porque una parte de los cimientos prácticamente desapareció y otros dos cuartos habilitados para baños sufrió cuarteaduras en su estructura y tuvieron que ser demolidos.

Javier Guadalupe Sánchez García, director de la escuela, dijo que las autoridades ya llegaron al plantel para conocer de la situación, pero maestros y padres de familia piden acelerar los trabajos de construcción pues deben pagar una renta de mil pesos por el espacio donde sus hijos toman clase.

Al final de la calle división del norte de la colonia Guadalupe Victoria se pueden observar dos pequeñas mesas, ahí la maestra Rocío improvisa un escritorio y hace evaluación de los alumnos.

En un pequeño espacio se concentran más de 20 jóvenes quienes hacinados hacen los trabajos del día.

La demolición de dos salones también preocupa a los padres de familia, pues sin la pared de protección, la escuela ha quedado sin barda y temen que los ladrones les quiten lo poco que tienen y han comprado  a través de cooperaciones.

Los padres ahora pagan a un velador que vigile la escuela, pero piden que la autoridad educativa acelere los trabajos de construcción de barda y reparación de los salones.

Esta no es la única amenaza que tiene la escuela, construida abajo de un cerro, no se podido terminar el muro de contención, por lo que temen que la tierra  pueda caer encima de los salones.

El directivo señaló que han realizado peticiones en diversas ocasiones a la SEV para que atienda estos riesgos, pero no han encontrado eco.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto