Acusan de negligencia a Fiscalía poblana por la muerte de un secuestrado y las graves heridas del otro

La policía antisecuestros disparó en el momento de la entrega del dinero del rescate

Gabriela Hernández

Redacción: MX Político

Puebla Pue.(apro).- El padre de uno de los dos jóvenes secuestrados en San Martín Texmelucan el 15 de noviembre acusó a la Fiscalía General de Puebla de haber actuado con negligencia en el proceso de negociación con los captores para liberar a su hijo y a su sobrino.

Entrevistado afuera del hospital donde su hijo se debate entre la vida y la muerte, el comerciante, quien omitió su nombre, relató que el día que fue pactada la entrega del rescate, la Policía Antisecuestros de Puebla acudió supuestamente para intervenir en el momento de que su hijo fuera puesto en libertad, a fin de atrapar a los secuestradores. 

Sin embargo, denunció que apenas había entregado el dinero pactado -115 mil pesos-  y cuatro camionetas con todo y factura, cuando los policías abrieron fuego y con ello pusieron en riesgo la vida de su hijo.  

Los primos Antonio López y Germán Zamora fueron secuestrados el 15 de noviembre, uno de ellos fue encontrado muerto al día siguiente con seis disparos, mientras que el otro fue abandonado por los captores cerca de la caseta de Amozoc en la autopista Puebla-Veracruz, ya que lo creyeron muerto. 

Según, el entrevistado, desde un principio se presentó denuncia ante la Fiscalía General del Estado, quienes le dieron asesoría en el proceso de negociación con los delincuentes para buscar que su hijo y su sobrino fueran liberados, pues aunque Germán ya estaba muerto, en el momento de la negociación no lo sabían. 

El acuerdo con los secuestradores fue que el 18 de noviembre entregarían 115 mil pesos y cuatro camionetas de lujo con todo y factura y tanque lleno de gasolina en un restaurante ubicado en la autopista Puebla-México y que la policía no actuaría hasta tener la certeza de que los dos jóvenes estuvieran a salvo.  

“Ya se había pactado con la policía de que ellos no iban a actuar, me dicen que me iban custodiando vestidos de civil, pongamos que eso está bien, pero no tenían por qué haber actuado hasta no ver que estuvieran fuera de peligro los que estaban secuestrados”, agregó. 

“Yo entrego las unidades (a los delincuentes) y a los tres minutos al caminar, yo iba cruzando sobre la gasolinera hacia el Oxxo, yo, un hermano y un cuñado que fueron los que me acompañaron a dejar los vehículos y empezaron los disparos, las ráfagas de fuego, empecé a temblar, pensé que ahí iba mi hijo, dije ya me lo mataron”, narró el comerciante.

Dijo que en ese momento reclamó a la policía que no era lo que habían pactado, pues el trato era que ellos actuarían hasta que le entregaran a su hijo con vida. 

“No respetaron lo que se había pactado, en ese caso, yo digo que sí tuvo un poco de culpa la policía, o la mayoría (de culpa) porque en realidad si pusieron en riesgo la vida de mi hijo, ya que ellos (los secuestradores) lo pasaron a matar”, mencionó el entrevistado. 

Una hora después de este tiroteo, recibió una llamada de unos peregrinos que le avisaban que habían encontrado a su hijo aún con vida en un paraje cercano a la caseta de Amozoc, ya que los secuestradores lo tiraron en ese lugar al darlo por muerto. 

“Ya se había quedado en un pacto con los secuestradores, que lo entregarían con vida, a lo mejor me lo iban a aventar allí más sano, pero (tras el tiroteo) pues no me lo martirizaron mucho al grado que llegó casi desangrando, trae tres degolladas en el cuello”. 

El padre de la víctima aclaró que aunque la Fiscalía detuvo tres de los integrantes de la banda, presuntamente originaria de Veracruz, hubo otros que lograron huir en uno de los vehículos que entregó por el rescate. 

La Fiscalía informó que tres de las unidades, una Chevrolet Sierra, un Honda Accord EX y una Suburban 4x4, así como el dinero, fueron recuperados y que serían entregados a los familiares de las víctimas. 

El sobrino de nombre Germán había aparecido muerto con señales de tortura en un paraje del municipio de Xoxtla desde el 16 de noviembre, es decir, al día siguiente de que fueron privados de su libertad.  

Sin embargo, no fue hasta el lunes 20 de noviembre, dos días después de la entrega del rescate, que la familia fue notificada por la Fiscalía de que habían encontrado un cuerpo que correspondía a la víctima, esto a pesar que desde el primer día había una denuncia de su secuestro. 

El entrevistado dijo ser comerciante de cemitas y que su hijo se dedicaba a la venta de vehículos en consignación, por lo cual le exigieron la entrega de esas unidades. 

Denunció que la inseguridad en San Martín Texmelucan ha alcanzado niveles nunca antes vistos y que los delincuentes le advirtieron que atacarían a otros comerciantes y empresarios de esa localidad, por lo que pidió a la ciudadanía unirse para poner un alto a la criminalidad. “Hoy fue contra nosotros, mañana podría ser contra cualquiera”, manifestó. 

Cabe recordar que a partir de que los ductos de Pemex se cerraron para evitar el robo de combustible en la zona conocida como el “Triángulo”, algunas de las bandas de huachicoleros que operaban en esa zona, cambiaron su centro de operaciones a San Martín Texmelucan. 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto