La reunión en Corea del Norte y nuestra política exterior / En la opinión de Omar Cortés

Por Omar Cortés 

A unos días de que se concerté la Reunión entre el mandatario Norcoreano Kim Jong-un y su homólogo Dunald Trump, es preciso reflexionar respecto a los actos de política exterior en nuestro país, particularmente sobre la expulsión del Embajador de Corea del Norte en México Kim Hyong Gil, que la Secretaría de Relaciones Exteriores de México justificaría como una acción de absoluto rechazo a las actividades nucleares del país asiático, que "significan una franca y creciente violación del derecho internacional y representa una grave amenaza para la región y el mundo".

Al respecto, es preciso recordar y retomar el papel histórico de México en política exterior, como los hechos ocurridos durante la década de los ochenta y principios de los noventa con los procesos de Paz del Grupo Contadora para los Acuerdo de Esquipulas que tuvieron como principales actores a países latinoamericanos y entre los cuales México sería uno de los principales actores.

Los procesos de Paz del Grupo Contadora se desarrollaron en Centroamérica al observar los intrincados conflictos en la región y la posible intervención militar de Estados Unidos, por lo que decidieron actuar para evitar la injerencia de países ajenos al conflicto y en la búsqueda de encontrar un camino de paz.

Arquetipos de diplomacia, loables y dignos de reconocimiento fueron los esfuerzos de los Grupos Contadora y de Apoyo para ganar la confianza de los países en conflicto, poder reunirlos para dialogar, llegar a acuerdos y cumplirlos.

A pesar de que los procesos de paz duraron más de diez años, se debe reconocer la paciencia con la que actuaron los países involucrados en generar la paz, pero también fue importante la visión con la cual buscaban una mayor interacción económica y política entre países de América Latina.

El papel de la política exterior de México fue notabilísimo pues al entender la necesidad de ampliar su gama de posibilidades para logar una mejor negociación frente a Estados Unidos se decide incursionar como mediador y promotor de paz en la resolución de los conflictos en Centroamérica. Asimismo, la creación del Grupo Contadora representa una simiente del liderazgo regional de México.

Reflejo de esta destacable actuación de México y su buena relación con América Latina se manifestaría con la firma de tratados y acuerdos comerciales que se concretarían durante el sexenio de Ernesto Zedillo.

El proceso histórico del Grupo Contadora para los Acuerdos de Esquipulas es de gran relevancia como marco referencial de posiciones muy decorosas del Estado mexicano frente a los conflictos en países latinoamericanos, amén de erigirse como referente de cómo generar contrapesos políticos para lograr mejores resultados en las negociaciones comerciales frente a retos geopolíticos y comerciales del mundo global.

El caso del Grupo Contadoras siempre será un referente respecto a la maestría con que se llegó a desarrollar nuestra política exterior. Al respecto, a unos días de la reunión de mandatarios de Estados Unidos y Corea del Norte, sería muy bueno que la Secretaría de Relaciones Exteriores aclarara ¿cuáles fueron los beneficios que obtuvo México al expulsar al embajador de Corea del Norte y cómo está acción fortaleció a nuestro país frente a la comunidad internacional?  

-

Omar Cortés, realiza labores de Investigación en el CESOP de la Cámara de Diputados. Pasante de la licenciatura de relaciones internacionales, FCPyS, UNAM. Líneas  de investigación: transparencia y rendición de cuentas, fenómenos sociopolíticos nacionales e internacionales. Correo electrónico: torrijos_@hotmail.com

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto