El partido más importante se llama México y Oaxaca: AMLO / En opinión de Pedro Matías

Redacción MXPolítico.- El acto “solemne” por el 213 aniversario del natalicio de Benito Juárez se convirtió en una arena política, donde las rechiflas y abucheos al gobernador priista Alejandro Murat Hinojosa fueron contrarrestados con porras y aplausos, acompañados con el sonido de matracas, para callar a integrantes de Morena y maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

La figura de Benito Juárez pasó a segundo término y sólo quedó en los discursos del presidente Andrés Manuel López Obrador y del gobernador oaxaqueño, porque sus respectivas “porras” ganaron la partida.

A la entrada del centro de Guelatao, el Colectivo Oaxaqueño en Defensa del Territorio, junto con pobladores de comunidades de Ixtlán y la Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca (Unosjo), dieron así la bienvenida al presidente de la República:
“AMLO: Bienvenido a Oaxaca, territorio prohibido a la minería. Aquí el pueblo manda y el gobierno obedece. Libre determinación a los pueblos indígenas ¡Ya!”.

En tanto, un dócil magisterio de Oaxaca sólo colocó una lona monumental donde exigió la “abrogación total de la mal llamada reforma educativa”. 
La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) puntualizó: “En el 213 aniversario del natalicio del Benemérito de las Américas, abrogación total de la nefasta reforma educativa”.

Y en una loma ubicada precisamente donde fue colocado el presídium se desplegó otra lona con la leyenda: “El pueblo no dio permiso, cancelación de las concesiones mineras en la Sierra Juárez. Oaxaca Territorio Prohibido para la minería”.

Por otro lado, un grupo de personas levantó un cartel con la leyenda: “Juicio popular a José y Alejandro Murat por la masacre de Agua Fría y los 300 feminicidios en Oaxaca”. La lona no duró ni cinco minutos, porque fue retirada por un grupo de priistas.
Ante ese escenario, López Obrador citó uno de los principios juaristas: “Actuar con respeto, con todos; garantizar la libertad de manifestación, el derecho a la crítica, a disentir, pero sin el uso de la fuerza y sin querer imponernos a gritos y sombrerazos, nada de eso”.
Subrayó: “Aquí donde nació el mejor presidente que ha habido en la historia del país, hoy por la mañana hablaba que Juárez todavía gobierna por su ejemplo. Es un referente, es un ideal, es lo que debe inspirar siempre a un buen gobierno. Tiene muchos principios que son vigentes, válidos. Con el pueblo todo. Sin el pueblo nada”.

Y mandar obedeciendo también es un legado de la práctica democrática de las comunidades y pueblos indígenas, abundó. 
“Esto es lo que se practica a la fecha en Oaxaca, en los pueblos, en los 417 municipios de usos y costumbres donde la autoridad es la comunidad, es la asamblea. Los que ocupan un cargo es un servicio a la comunidad. Es algo natural, no se da en otros lugares. Eso sólo se ha conservado en el estado de Oaxaca”, agregó.

Se trata de una auténtica democracia donde, dijo, “no hay politiquería, no llega a ser presidente municipal el que hace campaña, el que abraza cuando necesita el apoyo del pueblo y sonríe de manera hipócrita. El que hace eso no sale. A quien eligen es al que ven serio, responsable, el que va a servir a la comunidad.

“¿Cuándo van a pensar en otras partes que las autoridades de los municipios de usos costumbres no cobran? ¿En dónde se ve eso? En ninguna parte, sólo aquí donde nació Benito Juárez. Además de la doctrina de lo que estudió, iba formándose con estos principios comunitarios de siglos de esta región y de la capital del estado de Oaxaca”.

El tabasqueño también destacó otro principio juarista que está vigente y que se aplica a las circunstancias actuales: “Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”.

Entonces, recalcó, “nada de represión, nada de someter al pueblo con la fuerza, nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho. Si no hay autoritarismo, si no hay represión, se puede gobernar en paz”.

Y ejemplificó con su visita a Guelatao sin guardaespaldas. “Ya no existe el Estado Mayor Presidencial y así voy a recorrer siempre todo el país, para que de esta manera podamos actuar con respeto, garantizar la libertad de manifestación, el derecho a la crítica, a disentir, pero sin el uso de la fuerza y sin querer imponernos a gritos y sombrerazos, nada de eso”, insistió.

En ese sentido, hizo un llamado a ir juntos, “unirnos a la Cuarta transformación”, y eso –agregó-- incluye también la reconciliación. Hagamos a un lado diferencias que podemos tener de tiempo atrás. Es el momento de la unidad, hay que poner por delante la unidad, como es en las comunidades. Eso es lo que tenemos que hacer, unirnos, respetarnos, porque el partido más importante se llama México y Oaxaca”.

Finalmente resaltó que el día de hoy Guelatao es la capital de la dignidad del mundo, porque eso encarnaba Benito Juárez, “la dignidad”.
Entre la multitud se levantaron algunas pancartas con las leyendas: “AMLO ¿Y los 10 compromisos?”, “Basta de promesas ¡exigimos la construcción de nuestra escuela secundaria técnica #40 en Ixtlán de Juárez”, “Sr. Gobernador exigimos promesa incumplida construcción de escuela técnica #40 de Ixtlán”.
Antes, Murat Hinojosa se rindió ante el presidente Andrés Manuel López Obrador al respaldar la abrogación de la reforma educativa aprobada durante la gestión de su correligionario, Enrique Peña Nieto. 

“Somos juaristas como usted, señor presidente, porque vemos en el respeto al derecho ajeno el cimiento de la paz, porque rechazamos la violencia y siempre prevalece el derecho y la razón”, soltó Murat, mientras cientos de trabajadores de confianza, quienes fueron obligados a ir al evento de Guelatao, coreaban su nombre al mismo tiempo que agitaban su matraca.

Y los contrarios lanzaban: “Fuera, fuera, fuera”.
Murat continuó: “Por eso reconocemos y coincidimos con usted en abrogar la reforma educativa para reivindicar a los maestros de Oaxaca y México, para que sean auténticos agentes de cambio en la Constitución, para que se reconozcan las diferentes realidades de México y que podamos darle el instrumento, el poder más importante de la niñez, que es el conocimiento, para que puedan alcanzar sus sueños y transformar la realidad”.
En el mismo acto, Murat convocó a partidos, empresarios, académicos y organizaciones civiles a caminar bajo los principios juaristas, “pero codo a codo con el presidente López Obrador”.

Un día antes el gobierno del estado obligó a sus trabajadores de confianza a trasladarse a Guelatao para ocupar toda la explanada de la plaza principal y blindar al gobernador de los posibles ataques verbales de los maestros de la Sección 22 que amagaron con realizar acciones de protesta.
Sin embargo, el otrora “combativo” magisterio fue un fantasma en este acto conmemorativo donde sólo se escucharon algunas rechiflas y uno que otro grito contra el gobernador, mientras en la Ciudad de México el Congreso de la Unión revisa la abrogación de la reforma educativa.
Todo transcurrió en calma. Únicamente a las orillas de la carretera federal 175, a la altura del kilómetro 207, y en un anuncio de la SCT, resaltaron las leyendas: “Bienvenido a Oaxaca cuna del narco de los Murat” y “Narco Gobierno Murat Asesino”.

Autor: Pedro Matías
APRO 

Los comentarios emitidos en esta son responsabilidad de los autores y no refleja la posición del medio 

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto