Anaya, la campaña que debraya / En la opinión de Marcos Marín Amezcua

Por Marcos Marín Amezcua

Lo reitero: el PAN debió buscar un mejor candidato adecuado y no lo hizo. Los anayistas se merecen una cepillada en las urnas, porque a contrapelo de lo que acabo de señalar, no se enteran, es que no reconocen las carencias evidentes de formación y experiencia de su candidato, y es que pretenden decirnos que es mejor y van intolerantes por las redes sociales, exigiendo que lo aceptemos a su candidato y condenando a quienes no lo hagamos.

Considero equivocada su actitud y con ella perderán la oportunidad del triunfo. Pésima publicidad hacen a su abanderado. Haberse buscado uno mejor. 

Los de Anaya van perdidos y sumamente equivocados en esa estrategia. Van extraviados, sin líder. Yo sostengo mis dudas acerca de su capacidad de gobierno. Y de triunfo. Ojalá que me equivoque, si eso ayudara a echar al PRI de la Presidencia, porque el PRI no deja de ser la peor opción.

Y es que desde luego la desgracia de Anaya no hace mejor a Meade. El PRI carece de toda estatura moral para llamar a nadie ladrón, como lo ha hecho. Carece de toda condición moral para exigir que criminales no lleguen al Senado, cuando el PRI ha solapado a tanto bajo el cobijo de las senadurías priistas. Su bravuconada y su indignación selectivas no cuelan. El PRI violento de siempre está imposibilitado de señalar nada, porque ha quedado a deber todo. No es opción en 2018 y merece saberlo claramente.

El nuevo vídeo lanzado contra Anaya se ha reproducido en los medios internacionales. Lo destaco porque lo de si era trucado, si era actuado, si era falso, si era Fake News, esa modita tonta de llamar a Fake News a todo sin ton ni son, solo porque no te cuadra, que si la bendición... nada de eso lo atendió el mundo. El nuevo vídeo hunde otra vez al candidato frentista. Es innegable. 

Aun en el remoto supuesto de que no fuera cierto lo ahí mencionado, reitero: un candidato no puede proseguir intacto, con severos señalamientos contra su persona por razones judiciales. Sencillamente, no se puede. 

Como lo quieran sus seguidores, pero el candidato Anaya va manchado y eso lo perjudica enormemente. Si no desciende, al menos no crece en las encuestas .Y sí, tranquilos, el 1 de julio no ha llegado.

Como tampoco ha llegado a decirnos algo interesante que nos mueva a votar masivamente por él. No le conocemos una sola propuesta que prenda. Parece mentira que 3 partidos no puedan formarle una agenda electoral que por un lado, hubiera marcado claramente la diferencia con Meade y López y por el otro,  se hubiera colgado astutamente de los errores de Peña Nieto, un Peña Nieto que teniendo mucha cola que pisarle como gobernante, como mal gobernante, le han dejado pasar todo. 

Es perfectamente comprensible. El candidato Anaya apoyó las reformas estructurales que nos han empobrecido y tibiamente ofrece revisar alguna, apenas y a regañadientes. Con una pobreza discursiva tan triste que poco aporta. Tristísima su postura. Deplorable, en realidad. 

Por eso no levanta ni hace clic con el electorado mayoritario. Porque embrollado en lo lega,l no atina a criticar lo que apoyó en el pasado, pese a las evidencias. Luego que sus seguidores no se quejen si llega a perder la presidencia. Porque antes perdió la enorme oportunidad de ganarse a los electores y la dejó pasar. Cosas de su inexperiencia y sobretodo, de su soberbia. Reconozcan que el tipo es soberbio y bastante necio, ya se ve, como que le ha seguido el juego a sus opositores. Que se decida a atender sus acusaciones en vez de plantar cara y sacar mejores propuestas, da qué pensar.  La semilla de la derrota se ve ineludible. Ya lo saben, aunque les duela reconocerlo.

--

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

 zam
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto