Sin plan de negocios y sin elevar la producción, la caída de PEMEX puede arrastrar al país

México / Redacción MX Político.- Aniversario de la expropiación petrolera enmarcará anuncios importantes. Hoy 18 de marzo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador encabeza la ceremonia para conmemorar la Expropiación Petrolera. El petróleo nacionalizado es una de las insignias de su gobierno.

Se prevé así un anuncio que pone a Pemex al centro del esfuerzo gubernamental con una inversión pública de gran envergadura, por lo menos 2,500 millones de dólares en este año y de 4 mil millones de dólares hasta 6 mil millones de dólares en los próximos dos años.

 

 

Sin embargo, este esfuerzo financiero se puede diluir ante dos realidades:
1º. Pemex es la empresa petrolera más endeudada del mundo con la estratosférica cifra de más de 104 mil millones de dólares, de los cuales este año se vencen más de 6 mil millones de dólares.

2º, Las calificadoras internacionales han degradado la capacidad de pago de Pemex, lo que dificulta el refinanciamiento de su deuda y amenaza una baja mayor, con la posibilidad de perder el grado de inversión lo cual afectaría incluso la deuda soberana del país.

Ante su endeudamiento y la presión de las calificadoras, Pemex requiere de un auténtico Plan de Negocios con una perspectiva clara de desarrollo. Una planeación estratégica acorde a las exigencias de los mercados internacionales es imperativa.

 


Esto gracias a su capacidad de enfrentar los compromisos financieros, mediante una operación eficaz que le permita generar utilidades con base en su función primaria: extraer y vender petróleo, De esta manera tendría un mayor flujo monetario propio, el refinanciamiento necesario y estabilidad.

En esta circunstancia, con una baja en la producción petrolera, el gobierno plantea una inversión cifrada en un rango precisamente de 6 a 8 mil millones de dólares en una refinería de largo plazo (Dos Bocas). No hay hasta ahora un plan ejecutivo que sustente la idea de que se puede construir en tres años y, además, distintos expertos en la materia calculan un costo real de la misma en 10 000 millones de dólares.

Es previsible que sin Plan de Negocios viable y sin el propósito preferente de elevar la producción petrolera, no se convencerá de manera positiva a los mercados internacionales. Y esto puede ser muy perjudicial para la empresa petrolera mexicana, poniendo en riesgo no sólo su viabilidad sino, incluso, la viabilidad del país.

*mxp

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto