Quienes encabezaron la CNDH eran priistas embozados Rosario Piedra

Noticias MX.- “Por qué a ellos (sus antecesores), no les reclamaron su filiación partidista, eran priistas embozados”, cuestionó Rosario Piedra Ibarra, presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a quienes le han señalado su militancia en el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

“A ellos nunca se lo reclamaron, tenían afiliación priista, embozada, a veces, que es peor. Eso nadie se lo reclamó a ninguno, los únicos que lo reclamamos fuimos las víctimas, y no nada más el Comité Eureka, sino muchos colectivos que dijeron, ¿para qué acudir a la Comisión Nacional si nunca pasa nada? Y eso es algo terrible”, externó.

Indicó que está revisando tres recomendaciones que fueron tramitadas por la anterior directiva, pero aún no decide si proceden y si las rubricará.

Piedra Ibarra restó importancia a los señalamientos cuestionando su nombramiento como titular de la CNDH, al considerar que “no me preocupan, porque nuestra vida, nuestra lucha, siempre ha estado en el ojo, en la mira".

"Porque es una lucha que va contra toda injusticia, contra todo el Estado y que siguen ahí resquicios a pesar de que la gente haya elegido un nuevo gobierno, pero siguen estos resquicios y obviamente hay que estar vigilantes por las víctimas, no proteger a un gobierno, lo que están demandando las víctimas”, reiteró.

Cuando se le preguntó qué les diría a quienes no están de acuerdo con que dirija la CNDH, contestó que “no les mando mensaje están en su derecho de opinar”.

Apuntó que además de su militancia partidista, también le han reclamado provenir de un colectivo de víctimas.

“¿Qué les diré?, que desafortunadamente soy víctima, porque no es algo que me dé felicidad, pero a la vez también el ser víctima y sobre todo de desaparición forzada, es algo que uno empieza a ver que no se respetan las leyes en este país, a pesar de tratados internacionales"

"A pesar de que se hayan signado mil compromisos, mil cuestiones, la impunidad, la corrupción, la represión sigue imperando y eso tenemos que acabar”, se comprometió.

Reafirmó su postura ante quienes cuestionan su -aseguran-, falta de preparación en el tema.

“Y yo digo que sí estoy preparada, porque el hecho de no ser abogada, no se requiere ser abogada para estar aquí, eso también es una mentira, la misma convocatoria establece que preferentemente, pero no necesariamente".

"Entonces, aparte, aquí en este organismo confluyen una serie de profesionistas que van a estar para eso, para complementar todo aquello que se requiera, desde abogados, sicólogos, en fin, forenses, todo este tipo de profesiones que tienen que trabajar interdisciplinariamente para poder hacer llegar la justicia”, puntualizó.

También dijo no preocuparle que miembros de partidos políticos afirmen que impugnarán su nombramiento ante instancias internacionales y que si es por el hecho de ser mujer, “hay que acabar con esos prejuicios”.

“Yo creo que el trabajo es lo que me va a mantener aquí, el demostrar que esta comisión realmente quiere trabajar como nunca lo había hecho, rodearse de personas que estén comprometidas con los ciudadanos, que tengan toda esa experiencia, esa trayectoria de lucha, que provengan de movimientos sociales, y que históricamente han sido olvidados, han sido reprimidos, han sido violentados, y vaya que con toda la fuerza del Estado”, criticó.

Negó que su nombramiento implique ponerse a favor del gobierno en turno “y si se comprueba que equis gobernante, el que sea, está violentando un derecho, lo vamos a señalar”.

“Aquí lo que importa, es que realmente uno sepa delimitar, yo ya de Morena me deslindé, porque no voy a poder cumplir con esas actividades y también para poder tener esa independencia de que si en un determinado momento, pues hay algo que el partido dice y yo no estoy de acuerdo, no tengo por qué someterme, y lo mismo también a un gobierno”, dijo convencida.

El Comité Eureka sigue bajo el lema “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”

Piedra Ibarra relató en primera persona cómo se fraguó el Comité Eureka, presidido por su madre, la activista, excandidata a la presidencia de la República, Rosario Ibarra de Piedra. 

”Muchas de las madres, de las doñas, como se les conoce, ya han muerto por el mismo paso del tiempo. Pero continuamos, mi madre vive, ella nada más que obviamente con algunas limitaciones para trasladarse.

“Quedamos las hermanas, los hermanos, los hijos, en fin, todos los que conformamos este comité y que estamos aquí y que nuestro compromiso es seguir luchando por todos, aunque ya no estén los familiares de algunos”.

El comité Eureka tiene entre sus logros:

La localización de ciento 48 desaparecidos.

La promulgación de una Ley de Amnistía que puso en libertad a más de mil 500 presos políticos.

El cese de las órdenes de aprehensión.

El regreso de 57 exiliados.

Falta localizar 527 desaparecidos, entre ellos Jesús Piedra Ibarra.

“Y en el caso de los desaparecidos hemos encontrado 148, aunque esos 148, el Estado jamás, jamás reconoció que estaban como desaparecidos, los fue soltando a cuenta gotas en la medida que seguimos haciendo presión y los dejaba en libertad".

"Por ejemplo en centrales de autobuses, en alguna carretera, en equis lugar y bajo amenaza de muerte de que si denunciaban y decían como habían sido detenidos, las torturas, todo lo que habían estado sufriendo, no sólo los iban a lamentar ellos, sino sus propias familias”, narró.

La construcción de la historia de las víctimas de desaparición forzada, se construye una vez liberados. Algunos de ellos han dado testimonio de las condiciones en que los mantuvieron cautivos.

“Y desde esa época hemos empezado a entender más cómo operan, cómo se llevaron a cabo estas detenciones, cómo estuvo involucrado el Ejército, la Marina, porque ellos dicen que donde estaban era prisiones militares, eran sótanos de campos militares y quienes los custodiaban siempre eran militares, el Ejército, oían toques de queda, en fin, todo lo que sucede en un cuartel militar.

“Tenemos 527 casos de desaparecidos documentados, suponemos que debe haber más porque mucha gente en aquel entonces no se atrevía a denunciar, tenía miedo, pero 527 ciudadanos que son muchísimos, y aunque fuera uno solo, o sea, la vida de una persona vale igual que la de muchos”, abundó la presidenta de la CNDH.

Esa historia se repite en el siglo actual, a Piedra Ibarra le corresponderá resolver las demandas de justicia de miles de familiares de desaparecidos.

“Muchos de los presos políticos, los que surgieron en el periodo de Peña Nieto y Calderón, en el periodo de Peña Nieto hubo muchos detenidos a partir de que tomó posesión, a partir del primero de enero del 2012, hasta murió una activista”, relató.

La ombudsperson agregó que se empezaron a detener a muchos jóvenes a los que les fabricaron delitos.

Señaló que su responsabilidad es defender a todo aquel que haya sufrido o pueda sufrir el menoscabo de sus derechos humanos, porque no se puede tolerar que se repita lo ocurrido durante la guerra sucia.

“No se puede permitir que porque alguien delinquió se le torture, se le amenace de que se va a matar a su familia, o de que se le desaparezca como es el caso de los desaparecidos de la guerra sucia. Hay que presentarlos, juzgarlos y si delinquieron dictarles sentencia”, advirtió.

Aunque pidió paciencia para empezar a ver los resultados del cambio de régimen, que tiene que considerar la campaña mediática que se ejerce en su contra.

“No porque alguien llegue a un cargo público y aunque tenga las mejores intenciones no puede cambiar de la noche a la mañana, se necesita hacer acciones, y acciones que a veces cuesta implementar".

“Vamos a tener precisamente esa cuestión mediática, detractora, con mentira, tras mentira, tras mentira, porque todo lo que están diciendo es falso. Es falso que yo llegué de una manera… ya no voy a hablar de eso, y lo que tenemos es trabajar, trabajar todos para poder romper con ese sesgo mediático que hay, porque también es un sesgo mediático”, reiteró al finalizar la entrevista.

Minuto a Minuto