Nayarit, experimento fallido del PRI... ¿o del CJNG?

Hoy cayó el cuarto miembro prominente de la clase política nnayarita, de extracción priísta, por causales penales graves

Redacción MX Político.- Nayarit es un estado bisagra entre Sinaloa y Jalisco, guaridas de los dos grandes cárteles que controlan el tráfico internacional de drogas en México. Tras la detención de "El Chapo" Guzmán en enero de 2016, los grupos delictivos de Sinaloa se embarcaron en una batalla que recuerda a los años duros del sexenio del expresidente Felipe Calderón. El estado norteño es además la puerta de entrada al célebre triángulo dorado, una enorme red de campos de cultivo dedicados a la amapola. Jalisco es la morada del Cartel Jalisco Nueva Generación, CJNG, la organización que le disputa la surpemacía a los viejos socios de "El Chapo".

 

 


El caso del estado de Nayarit es el más representativo del nivel catabólico del carcinoma llamado "infiltración del narcotráfico" en los gobiernos y los partidos políticos.
No es ni por asomo, el único ni el más oneroso, pero es a donde la acci+on de la justicia ha recaído en los últimos, acaso por que es un estado relativamente cercano al centro y al occidente, dond están dos centros de poder neurálgico de este país, como CDMX y Guadalajara, o tal vez porque sus protagonistas caídos hoy en desgracia política, no estaban "suficentemente amarrados al poder emanado del centro (Peña Nieto, "Grupo Atlacomulco", "Grupo Hidalgo", "Financieros de Meade", "El Mencho", "El Chapo"),...y un largo etcétera.


Hoy cayó en manos de la justicia, Carlos Saldate, quien es ex candidato priísta a la presidencia municipal de Tepic, exdiputado local y dirigente transportista de los taxis amarillos, de la capital nayarita.
El detenido fue puesto a disposición del Juez de Control del Sistema Penal Acusatorio y Oral, con sede en el municipio de Tepic, para continuar los trámites de ley que establecerán su situación legal.

 

 

Fuentes extraoficiales indican que los ilícitos de los que se le acusa, están vinculados con el ex fiscal Edgar Veytia, detenido actualmente en Estados Unidos por narcotráfico.
Edgar Veitya, ("El Diablo"), el ex fiscal General de Justicia de Nayarit, en el período de gobierno de del priísta Roberto Sandoval (2011-2017),  los policías encapuchados dirigidos por él  extorsionaron a cientos de personas para despojarlas de casas, ranchos, negocios, bodegas, terrenos y dinero.
Poco tiempo después de haber sido capturado Veitya por el FBI en San Diego, Estados Unidos, a finales de marzo de 2017, se publicó que el exfiscal facilitaba que el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) almacenara en Nayarit cargamentos de cocaína y precursores de drogas sintéticas que desembarcaban en Manzanillo, Colima, puerto ubicado a 473 kilómetros de Tepic.
Fue sentenciado Édgar Veitya ya, a 20 años de prisión en una cárcel estadounidense.

 

 

 

 


Hace 3 días, la Fiscalía General de Nayarit informó sobre la detención de Mario Pacheco, quien es señalado por el ejercicio indebido de su funciones -orquestados desde la Secretaría de Administración y Finanzas del Estado, durante el período de gobierno también de Roberto Sandoval.

 

 

 


Pacheco cuenta con una larga lista de acusaciones y, al parecer, el extesorero se une al legado de corrupción que dejaron algunos funcionarios de la administración de Roberto Sandoval.
Al ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, vínculo y jefe de los anteriores políticos y ex servidores públicos hoy vinculados a proceso judicial, se le señala desde el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, se le señala por lavado de dinero y de proteger al mismo cártel con el que Veytia se vinculó. No obstante eso, Sandoval sigue libre.
Con la protección del entonces gobernador Roberto Sandoval, por conducto de Édgar Veitya, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), expandió sus redes hacia Nayarit hasta convertir a ese estado en una de sus principales plazas, después de Jalisco, su base de operaciones.
Cabe recordar que Roberto Sandoval cuando fue un modesto candidato a la alcaldía de Tepic, Nayarit, no tenía la más mínima fortuna. Incluso no tenía rsuleto su problema económico. Fue a raíz de su llegada a la gubernatura de Nayarit, cobijado por elPRI y apoyado por el entonces prsidente de la República, su correligionario Enrique Peña Nieto, cuando se potenció la hoy escandalosa fortuna de Sandoval Castañeda.
Peña Nieto lo había considerado como uno de los "nuevos rostros del PRI", la nueva generación de políticos que eran orgullo de ese partido.
Sandoval Castañeda aparecía públicamente y en los medios de comunicación como un Gobernador poderoso y no menos impune que se daba baños de pureza, según la información publicada por el portal Sin Embargo. Roberto Sandoval defendía su honestidad a toda prueba, pues decía que él ahorraba dinero y que con mucho esfuerzo fue amasando su capital y el de su familia.

Hoy el tiempo ha demistrado precisamente lo contrario. Sandoval y su gente están siendo señaladas y juzgadas formalmente.
Nayarit, sólo uno de muchos casos de experimentos fallidos del PRI , en colusión con algunos cárteles.

hch

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto