Me voy de México

15/05/2020 - 17:33

Carta de un empresario a López Obrador, anunciándole que cierra y se va de México.

Redacción MX Político.- La presente es una misiva enviada por el empresario mexicano, Rafael Cobián, del sector turístico, al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

 

Señor Presidente: 

Tengo 57 años de edad. No estudié ninguna carrera profesional porque mi madre, viuda, no pudo costearla. 

Empecé a trabajar a los 16 años de comerciante. El negocio creció y entre en la construcción. Luego compré un hotel viejo y lo remodelé y relancé. Hoy nuestras empresas dan 627 empleos directos en México. Nunca me interesó la política, solo me dediqué a trabajar y honrar a mi madre. Enseñe a mis hijos a amar México y les dije siempre lo mismo: "el líder come al último".

Primero la nómina, luego los impuestos, luego reinvertir y al final nosotros. Nunca el gobierno me dio nada. Ni Fobaproa, ni ningún tema fiscal.  

 

Image

Hace dos años cuando me tocó ir a votar, decidí votar por Andrés Manuel López Obrador, sin saber mucho de política, escuché su discurso y sentí que era un buen hombre. 

El tiempo pasó y luego de ver cómo este personaje tomó decisiones tan estúpidas como pagar dinero por cancelar un aeropuerto que bien podía terminar con el mismo costo; luego de verlo acusar a tantas personas y tantas veces de corrupción pero no hacer nada al respecto;  y sobre todo ahora que yo sin ser un científico veía como el mundo entero caía por el coronavirus, mientras que el decía, salgan a la calle, dense besos y abrazos, sólo para después echarse para atrás y decir, que siempre no, quédense en su casa; caí en una profunda desilusión. 

Ahora  que veo las decisiones que ha tomado, veo como ha desdeñado a los empresarios, ahora que me siento después de casi cuatro décadas levantándome a las cinco de la mañana, partiéndome el lomo para hacer crecer las empresas, dar empleos, cumplir como buen ciudadano, me siento traicionado. 

Ya no estoy en edad de emprender epopeyas, eso le toca a las siguientes generaciones. Quizás me llame un cobarde, pero la decisión ya la he tomado, hoy cerraré mis empresas, dejaré si trabajo más de 600 familias, liquidaré a todos mis trabajadores conforme lo que mandate la ley y a algunos les daré un bono extra. 

Con mis ahorros, y las propiedades que he adquirido y en las que he invertido como negocio patrimonial, me iré a vivir a Estados Unidos. 

 

 

Image

 

Ya me han autorizado para una visa de inversionista; allá me dan la bienvenida con mi dinero. Me garantizan un estado de derecho, reconocen el esfuerzo realizado para poder acumular una pequeña riqueza. 

Quizás sea un cobarde, pero no soy ni militar, ni político, soy un simple empresario. 

Me voy de México con el corazón partido. Pero no puedo continuar enfrentando a la locura de alguien que no entiende de razones. 

Presidente López Obrador, a ver cómo le hace para alimentar a los más de 600 familias y yo cómo con mi esfuerzo, mis estrategias, mis viajes, mis desveladas, mi creatividad como empresario, pude servirles como administrador provisional de la riqueza, durante estos años. 

A ver quién le paga el seguro social de todos estos trabajadores, a ver quién paga estos impuestos, a ver quién hace crecer la riqueza. 

Porque no es lo mismo ser gobernante y vivir del erario, que crear la riqueza de la nada, que eso es justamente lo que hace desde el zapatero, la fonda, el mecánico, hasta cualquier otro empresario. 

A ver cómo le hace cuando otros como yo nos vayamos del país, nosotros que somos los generadores de la riqueza. 

Claro que usted de esto nada sabe porque nunca ha trabajado. 

No es lo mismo madrugar y andar de porro, que madrugar y andar trabajando, no nos confunda... porque no somos iguales.


Atentamente:


Rafael Cobián

hch