20/02/2020 - 12:00

Noticias MX.- La presidenta del Consejo Nacional de Morena, Bertha Luján, pidió a la dirigencia de su partido dar de baja como congresistas del instituto político al presidente Andrés Manuel López Obrador y a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

El objetivo fue reducir “artificialmente” el umbral de congresistas necesario para tener quórum en el VI Congreso Nacional de Morena, realizado el 26 de enero, y en el que resultó electo Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente provisional del partido.

“Quisieron tumbar 430 congresistas de un plumazo”, dijo en entrevista la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, al insistir en que el Congreso y sus acuerdos no son válidos, por lo que confió en que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) así lo resuelva.

De acuerdo con el estatuto del partido, el Congreso deberá sesionar con mínimo mil 500 y máximo 3 mil 600 congresistas nacionales, con un quórum de al menos la mitad más uno y los 300 consejeros nacionales son a la vez congresistas.

El día del Congreso, Luján reportó la presencia de mil 310 congresistas y con eso dio por satisfecho el quórum, pues informó que sólo quedan mil 600 ya que 400 fueron depurados por fallecimiento, por no formar parte del padrón de Morena o por estar sancionados.

También lee: Polevnsky arremete contra quienes buscan su propio partido "a costa de Morena"

De acuerdo con documento fechado el pasado 24 de enero y firmado por Luján, ésta le pidió  solicitar -por su conducto- al Instituto Nacional Electoral (INE) dar de baja a 430 congresistas por diversos motivos, 14 fallecidos, 27 que renunciaron por ser funcionarios y unos más porque se anularon sus congresos distritales, además de decenas de sancionados.

Pero a otro grupo pidió  Polevnsky no considerarlos congresistas para evitar que los “adversarios” malinterpretaran su pertenencia al Congreso de Morena, y entre éstos aparecieron López Obrador y Sheinbaum, entre otros.

“Finalmente tenemos congresistas nacionales que por pertenecer al gobierno federal y ser un hecho notorio y público que son funcionarios de alto nivel, que por sus actividades y funciones de gobierno han evitado presentarse a las actividades ordinarias y extraordinarias de este partido político nacional, para evitar que al intervenir

en las mismas sea mal interpretado por nuestros adversario políticos se solicita que no consideren como congresistas nacionales”, dice el oficio enviado por Luján.

También lee: Polevnsky no se saldrá con la suya, advierte Bertha Luján

Además del Presidente y la jefa de Gobierno, se pidió “borrar” al coordinador de los súper delegados de programas sociales, Gabriel García; al vocero presidencial, Jesús Ramírez; al secretario particular del mandatario, Alejandro Esquer; y a su exvocero, César Yáñez.

“Cuando vi el nombre del presidente dije, no pues esto está muy delicado. Mandamos una carta a Bertha para pedirle que mandara los certificados de defunción, documentos en original, las razones por las que se están eliminando, este tipo de cosas, no  me mandó nada”, aseguró Polevnsky.

Recordó que López Obrador no pierde su calidad de consejero, y por tanto congresista de Morena por el hecho de ser funcionario, y por eso él  mismo ofreció acudir al Congreso que se realizaría el domingo 24 de noviembre y no se concretó.