Gobernador de Guerrero destina 595 mdp para obra pública en zonas controladas por el narco

Redacción MX Político.- El gobernador Héctor Astudillo Flores destinó recursos federales por casi 600 millones de pesos para obra pública en regiones controladas por el narcotráfico, donde la confrontación entre grupos armados ha exhibido presuntos nexos de autoridades locales con la delincuencia.

Las 59 obras que el Congreso local aprobó al Ejecutivo en diciembre pasado, cuyo monto total asciende a 595 millones 130 mil pesos, serán ejecutadas por el director de la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del estado de Guerrero (CICAEG), Javier Taja Ramírez, a quien la administración astudillista condonó adeudos fiscales por más de 28 millones de pesos a su empresa Grupo Innovador Constructor de Guerrero, el año pasado.

La planeación estatal de la millonaria inversión federal está enfocada en la construcción de pequeñas obras de infraestructura carretera y puentes, así como la rehabilitación de tramos reducidos que van de uno a siete kilómetros, y en algunos casos el costo se eleva hasta 18 millones por cada kilómetro, según documentos oficiales obtenidos por Apro.

Estos pedazos de obra están contemplados en zonas violentas, como es el caso de los 10 millones etiquetados para “la construcción de un camino rural” que mide un kilómetro y medio, entre los poblados de Tlanicuilulco y Teozintla, en el municipio de Quechultenango, zona ubicada en la región Centro de la entidad, considerada bastión del grupo delictivo Los Ardillos.

De acuerdo con el gobierno estatal, la banda Los Ardillos es dirigida por la familia del diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez, y se le responsabiliza de la ejecución de 10 músicos indígenas de Chilapa, el pasado viernes 17.

Además, mantienen una confrontación armada con la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC) de Rincón de Chautla, que ha dejado decenas de muertos, desaparecidos y desplazados desde 2019.

La CICAEG también etiquetó 56 millones 600 mil pesos para construir un libramiento de tres kilómetros (18 millones de pesos por kilómetro) en el poblado de Tepechicotlán, municipio de Chilpancingo, igualmente controlado por Los Ardillos.

En Tecpan de Galeana, región de la Costa Grande, donde está afincado el grupo delictivo Los Granados, el gobierno de Astudillo destinó cinco millones para la construcción de una aeropista en esa zona productora de enervantes, así como 75 millones para “modernizar” una carretera de 7.50 kilómetros –10 millones de pesos por kilómetro– que conecta los balnearios de Pie de la cuesta y barra de Coyuca.

En la región de Tierra Caliente, la edificación de un puente de “55 metros” en el municipio de Tlalchapa costará 12 millones de pesos, y más de 15 millones los cinco kilómetros de “rehabilitación” de la carretera Tlalchapa-Ciudad Altamirano, de acuerdo con el documento oficial.

Un camino de menos de un kilómetro para beneficiar a la minera Media Luna, en el municipio de Cocula, zona norte –donde grupos delictivos disputan a sangre y fuego el control de las ganancias de la empresa–, costará cinco millones de pesos.

De las 14 obras etiquetadas para la región de la Costa Chica, que no suman ni 15 kilómetros, destaca el camino de un kilómetro que costará 21 millones de pesos en el municipio de Copala, rumbo al balneario de Playa Azul.

Programa de obras. Foto: Especial

 

jvg

Minuto a Minuto