22/02/2020 - 12:00

Redacción MX Político.- En el juicio oral que se sigue contra Juan Carlos M. O., el único detenido por el asesinato de la periodista Miroslava Breach, el 23 de marzo de 2017, la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) no citará a los panistas señalados como participantes directos en la trama criminal.

En la estrategia de la Fiscalía no está contemplado convocar a los testigos con identidad reservada “Casio” y “Bobi”. El primero, vocero del Partido Acción Nacional (PAN) en el estado de Chihuahua, grabó a escondidas, en mayo de 2016, una llamada en la que Miroslava decía que ella era la fuente de información del reportaje en el que reveló que el candidato priista a presidente municipal de Chínipas en las elecciones de 2016 fue impuesto por el grupo criminal Los Salazar.

En su primera declaración ante la Fiscalía de Chihuahua en 2017, antes de que la Federación atrajera el caso, “Bobi” aseguró que conocía a ‘El Larry’ y que le entregó el audio para probar que él no era el informante de Miroslava Breach.

Las notas que lo tenían preocupado y por las que pidió ayuda al Comité Estatal del PAN –según se informó ayer en el juicio oral– eran las que mencionaban a los candidatos, el desplazamiento forzado de pobladores de esa región boscosa colindante con Sonora y la actividad criminal en la zona.

En la audiencia intermedia, los testimonios de ambos panistas no fueron ofrecidos como medios de prueba, reportó Apro.

El único político panista a quien la FEADLE citó a declarar al Centro de Justicia Penal Federal fue el testigo con identidad reservada “Sol”, quien estaba como presidente en funciones del PAN estatal y jefe de “Casio” cuando la periodista fue grabada a escondidas por el vocero desde las oficinas del Comité.

Para la fecha del asesinato, en marzo de 2017, este testigo era secretario particular de Javier Corral, quien llevaba cuatro meses como gobernador de Chihuahua. Actualmente sigue en la estructura de gobierno estatal, en la Secretaría de Educación.

El primer día del juicio, los testigos “Silver” y “Uno”, familiares de la periodista asesinada, señalaron a “Sol”, “Casio” y “Bobi”, con sus nombres reales, de ser amedrentadores de Miroslava, de presionarla para que no publicara sobre las actividades de la familia Salazar. Ella se refería a ellos como “los enviados del narco”.

También se mencionó que “Sol” le preguntó a Miroslava por sus hijos en una ocasión, lo que ella habría tomado como una advertencia velada.

Panista al estrado

La noche de ayer, el cuarto día del juicio oral contra Moreno Ochoa, el testigo “Sol” rindió su testimonio en los juzgados federales de la capital de Chihuahua.

Durante la mañana se escucharon diversos relatos de policías, ministerios públicos y peritos, quienes explicaron cómo a partir del asesinato, el 26 de marzo de 2017, ubicaron una casa de un fraccionamiento de interés social donde encontraron el Malibú gris que fue grabado por cámaras transportando al sicario a la casa de Miroslava, el 23 de marzo.

En el primer cateo a la vivienda encontraron siete celulares, diversas identificaciones personales, recibos de pagos de servicios y una laptop Vaio negra, dentro de la cual ubicaron el audio de la llamada que hizo “Casio” a Miroslava y a Patricia Mayorga, corresponsales de La Jornada y de la revista Proceso, respectivamente, quienes publicaron el mismo día la investigación sobre los municipios con candidatos ligados a grupos criminales, pidiéndoles que dijeran sus fuentes o confirmaran que el presidente municipal no fue su informante.

En el estrado, el expresidente del PAN dio su versión de los hechos: explicó que en mayo de 2016 “Boby” le llamó para decirle que necesitaba tratar con él un asunto muy importante que no podía mencionar por teléfono.

Se vieron en el Comité Estatal del PAN. Notó al edil muy “irritado, desaseado, alterado”, y le explicó que “un grupo de presión” lo estaba presionando y haciendo cuestionamientos de unas notas publicadas por Miroslava Breach que llevaba consigo. “Sol” le sugirió “que tenía que aclarar ese asunto, que tenía que ver a las autoridades”.

Luego lo puso en contacto con el encargado de Comunicación Social del Comité Estatal.

“Posteriormente me llamó ‘Casio’ y me dijo que ya había enviado el comunicado, y ya”, dijo sobre su participación. El funcionario manifestó que desconoce el contenido de la llamada.

Aunque los fiscales federales intentaron que identificara la participación de “Casio” en la audiencia y pidieron que reprodujera la llamada, el abogado Jesús Valencia, defensor de ‘El Larry’, impidió que la mostraran, porque la Fiscalía no había incluido ese audio como prueba que tendría que reconocer “Sol”.

Cuando el testigo fue cuestionado por el diálogo con el presidente municipal “Boby”, no aclaró quién podría haber presionado al alcalde o por qué. Dijo desconocer el contenido de la llamada y la identidad de los hostigadores.

La Fiscalía y la defensa no le preguntaron por el historial de Hugo Schultz, expresidente municipal de Chínipas; por los señalamientos que Miroslava hizo en sus columnas; de las afirmaciones de los testigos “Mila”, “Uno” y “Silver”, de que el presidente municipal de su partido amenazaba a Miroslava, y tampoco sobre los señalamientos que se vertieron en su contra de amedrentar a la periodista, o por el comunicado con el que el PAN auxilió a “Bobi”.

El comunicado del PAN referido fue fechado el 5 de mayo de 2016, y en él se publicitó una declaración del presidente municipal donde se lee: “Schultz Alcaraz agregó que los funcionarios públicos de presidencia municipal, incluyendo al titular de la Dirección de Seguridad Pública, se encuentran desempeñando sus funciones con normalidad”.

El comunicado, emitido desde la presidencia municipal de Chínipas, intentó desmentir que en el municipio operen grupos delictivos.

“En algunos reportajes publicados en medios nacionales han advertido la posible vinculación de servidores públicos municipales con grupos de la delincuencia organizada, pero como autoridad he estado muy pendiente de evitar que eso suceda e incluso los nombramientos que hicimos están avalados por la autoridad estatal y las fuerzas federales que certifican la respetabilidad y honorabilidad de los jefes policiacos”.

Agregó: “Por los apellidos de algunos funcionarios públicos, algunos medios han intentado vincularlos a personajes relacionados con el narcotráfico, pero su hoja de servicio, su currículum vitae y sus antecedentes de conducta social nos permiten asegurar que son personas en las que podemos depositar nuestra confianza y la seguridad preventiva de la población”.

Ese comunicado se refirió a una nota previa de Patricia Mayorga del 21 de mayo publicada en Proceso con el título: “Aumenta desplazamiento forzado en la Tarahumara en pleno proceso electoral”, y mencionaba a Chínipas. En meses previos, en La Jornada, Miroslava había escrito que el secretario de Seguridad Pública de Chínipas era familiar de Los Salazar.

Ayer, la participación de “Sol” en el juicio oral no duró más de 20 minutos. Es el único de los panistas citados en el juicio.

 

jvg