Chihuahua no contará con agua suficiente para el ciclo agrícola 2021

21/11/2020 - 12:00

Redacción MX Político.- El temor de quedarse sin las reservas suficientes de agua para el ciclo agrícola 2021 fue el argumento central que hace casi un año los agricultores de la región centro sur y noreste de Chihuahua expresaban para oponerse a la extracción de agua de las presas del estado para cumplir con el Tratado de 1944.

El pasado 30 de julio, tras las protestas de oposición, la directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez, presentó una gráfica que mostró que para el 1 de noviembre de este año en la presa El Granero habría un volumen de agua de 339 millones de metros cúbicos (Mm³), en la presa Las Vírgenes 259 Mm³ y en La Boquilla 1,313 Mm³. En total, según sus cálculos, Chihuahua tendría un almacenamiento de agua de mil 911 Mm³. Por lo cual, la funcionaria aseguró a los agricultores que tendrían agua suficiente para el ciclo agrícola 2021.

A la fecha, el agua disponible en las presas de Chihuahua es de alrededor de mil Mm³, según información de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua (AURECH). Es decir, 900 millones Mm³ menos que lo pronosticado por la Conagua.

“La presa Las Vírgenes prácticamente la abatieron, no tiene agua. En la presa El Granero todavía debe haber unos 90 o 100 Mm³, pero le siguen extrayendo agua, y en La Boquilla (en resguardo de los agricultores desde el pasado 8 de septiembre) hay 902 Mm³. Prácticamente sólo tenemos el agua de La Boquilla. Además, habrá que descontarle las pérdidas por filtraciones y evaporación y considerar que para evitar daños estructurales a la presa deberemos dejar unos 500 Mm³, por lo que calculamos que, disponibles para riego, tendremos un volumen de 400 Mm³ de agua”, detalló Salvador Alcántar, presidente de la AURECH.

Con ese volumen de agua, estima, sólo podrán regarse alrededor de 30% de las 100 mil hectáreas que conforman los distritos de riego 005, 090 y 113 en Chihuahua. “Eso implica una gran afectación económica a más de 20 mil agricultores y a toda la región. Vamos a tener que correr a muchos trabajadores. Nuestras deudas por créditos de avío o refaccionarios se incrementarán. Yo por ejemplo tengo un tractor a crédito para pagar en cinco años ¿El año que entra con qué lo pago?”, comentó Alcántar, a quien la Unidad de Inteligencia Financiera(UIF) le mantiene bloqueada una cuenta bancaria personal, desde el pasado 14 de septiembre.

A este panorama se suma la incertidumbre de no saber qué volumen de agua les asignará la Conagua para el ciclo agrícola que empezará en marzo.

Alcántar asegura que presentaron la solicitud el pasado 7 de octubre, como lo establece la Ley Nacional de Aguas, y no ha habido respuesta. “El Comité de Grandes Presas debe reunirse para determinar cuanta agua se puede utilizar, pero no lo ha hecho. Tenemos mucha incertidumbre porque no sabemos exactamente cómo va a actuar el gobierno federal. Tiene oídos sordos acá con Chihuahua”.

Desde la reunión que tuvo con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y la titular de la Conagua, Blanca Jiménez, el pasado 13 de octubre, Salvador Alcántar aseguró que no ha habido ninguna comunicación ni acercamiento de la Federación con los agricultores de Chihuahua.

“Nosotros estamos con la presa La Boquilla tomada y seguimos al pie del cañón. Nunca nos imaginamos andar tomando estas acciones porque no somos expertos en esto. Nos dedicamos a sacarle fruto a la tierra no a andar en manifestaciones, pero tenemos hacerlo. Seguiremos cuidando a la gallina de los huevos de oro (La Boquilla), porque es la que nos da de comer”, enfatizó Alcántar.

Los agricultores de Chihuahua aseguran que en cuanto el gobierno federal emita un documento en el que se establezca que el volumen de agua resguardado en La Boquilla será asignado a ellos, el conflicto que inició en diciembre del año pasado terminará.

 

 

jpob