26/02/2020 - 19:00

Redacción  Noticias MX.- El Banco de México (Banxico) recortó su pronóstico de crecimiento económico para 2020, y lo llevó de un rango de entre 0.8-1.8%, a uno de 0.5-1.5%.

 

“La revisión para 2020 responde en parte a una menor base de crecimiento a la esperada anteriormente, derivada a su vez de la ligera reducción de la actividad económica reportada para el cuarto trimestre de 2019”, destacó el banco central en su reporte trimestral de inflación.

 

Agregó que estas previsiones anticipan una recuperación más gradual de la demanda interna a lo largo del horizonte de pronóstico, en un contexto en el que prevalece la debilidad de la economía global y en el que las expectativas para la producción industrial en Estados Unidos, en particular, se han vuelto a revisar a la baja.

 

“Cabe señalar que existe un alto grado de incertidumbre alrededor de estas perspectivas, toda vez que se considera que la economía mexicana continuará enfrentando un entorno complejo en el horizonte de pronóstico. Sobresale la incertidumbre relacionada con los efectos que el brote de coronavirus pudiera tener en la actividad económica mundial y en especial en las cadenas globales de valor”, advirtió el instituto encabezado por Alejandro Díaz de León.

 

Entre los principales riesgos para la economía mexicana, el Banxico destacó un agravamiento de las tensiones comerciales que afecte al crecimiento, la inversión y el comercio globales, así como a los mercados financieros internacionales, en detrimento de la actividad económica en el país.

 

“Si bien en el corto plazo este riesgo se ha mitigado ante la ratificación del T-MEC por parte de Estados Unidos y el acuerdo Fase Uno alcanzado entre Estados Unidos y China, prevalece cierto grado de incertidumbre respecto de la fecha de entrada en vigor del T-MEC, al tiempo que, en un contexto de elecciones presidenciales en Estados Unidos, persisten diferencias entre ese país y algunos de sus principales socios comerciales”, abundó.

 

Otro riesgo señalado por el banco central es que se observe una desaceleración mayor a la esperada de la economía y el comercio globales como consecuencia de los efectos del brote del coronavirus en China o cuando expiren los estímulos fiscales vigentes en Estados Unidos, o en caso de observarse una menor producción industrial en ese país a la esperada.

 

En tercer lugar, que se observen episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales originados por un menor apetito por riesgo, posiblemente asociado a acontecimientos geopolíticos, a los efectos del brote de coronavirus a nivel mundial o por un nuevo escalamiento de tensiones comerciales a nivel global, además de un posible contagio proveniente de otras economías emergentes, particularmente ante un entorno de incertidumbre política y social en diversos países.

 

El Banxico también destacó el hecho de que se retrase la recuperación de la actividad económica ante una mayor y más persistente debilidad de los componentes de la demanda agregada a la anticipada.

 

“En particular, que persista el ambiente de incertidumbre interna que ha afectado a la inversión y que ello ocasione que se difieran planes de inversión o que los consumidores reduzcan su gasto de manera precautoria”, alertó.

 

Un deterioro adicional en la calificación de la deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex) o la soberana sería otro riesgo que podría afectar el acceso a los mercados financieros, o que el ejercicio del gasto público sea menor al esperado.

 

JAM