Asusta el pobre liderazgo / En opinión de Jorge Suárez-Vélez

México / Redacción MX Político.- La economía mundial se desacelerará, en el mejor de los casos, o sufrirá un colapso mayor en el peor.

Creo más en el primer escenario, sin descartar un desenlace más grave. Según Ruchir Sharma, estratega de Morgan Stanley, el mundo enfrenta cuatro D's: "Desglobalización, Demografía, Deuda excesiva y Disminución de productividad".

Ningún país relevante crece hoy más que antes de 2008, y en 46 países decrece la fuerza laboral -China, Japón, Rusia, Alemania-, serán 67 en 2040. Por eso, el desempleo es bajo, pero tener menos trabajadores activos limita la posibilidad de crecer. Tras años de tasas de interés ínfimas, el acervo de deuda en países industrializados (y China) es alto, y las medidas nacionalistas y proteccionistas -guerra comercial China vs. Estados Unidos, Brexit- afectan al crecimiento.

Según el economista de MIT Charles Kindleberger, la Gran Depresión en los años 30 se agravó por falta de liderazgo del Reino Unido, que le cedía su rol hegemónico a Estados Unidos. Por ello, preocupa la ignorancia en materia económica de los líderes de hoy.

Donald Trump, por ejemplo, parece no entender que son los consumidores estadounidenses quienes pagan los aranceles a las importaciones chinas. Además, al castigar a ese país por manipular su moneda, dijo que eso haría que "mucho dinero fluya hacia Estados Unidos", de hecho, ese flujo provocaría la revaluación del dólar de la cual él se queja; le saldría el tiro por la culata.

En el Reino Unido, el populista Boris Johnson no entiende que si cumple la promesa de Brexit el 31 de octubre, sin negociar con la Unión Europea, garantiza una recesión en su país, al sacarlo de cadenas de abasto europeas, al desalentar la inversión privada y al generar incertidumbre. Y en Alemania el gobierno insiste en mantener un superávit fiscal, a pesar de estar en recesión.
En México, lo mismo; López Obrador presume el fuerte flujo de remesas como si fuese mérito de su gobierno.

Éste ha crecido por el bajo desempleo estadounidense, que hace que nuestros paisanos se empleen fácilmente. Sigue sin entender que sin inversión privada no recuperará crecimiento, pues por cada peso que el gobierno invierte, las empresas privadas invierten siete. Si lo entendiera, no habría cancelado ni rondas, ni aeropuerto.

Pero más aún. Debe preocuparnos el débil liderazgo internacional si el mundo enfrentara una crisis como la de 2008. Es difícil imaginar a Trump liderando una negociación en la que buscara un desenlace óptimo para todos.

La alternativa "ganar-ganar" no cabe en su mente. Pero otro escenario me quita el sueño. En las encuestas de aprobación en Estados Unidos, Trump rebasa 50% sólo en el tema económico. Ha dicho en actos públicos que sabe que le cae mal a gente que votará por él, pues su gobierno ha sido bueno para sus bolsillos.

La economía estadounidense se desacelera y una recesión cíclica normal es posible (nada que ver con la debacle de 2008), después de más de diez años de expansión ininterrumpida. Si ésta ocurriera antes de la elección de noviembre de 2020, o si fuese precipitada por algún evento geopolítico (como el conflicto entre la India y Pakistán en Cachemira), sería posible que Estados Unidos diera un bandazo ideológico llevando a un político de izquierda como Elizabeth Warren a la Casa Blanca.

Si bien creo que le sería difícil lograr apoyo legislativo para las medidas que propone, como Medicare for all (que cuesta 15% del PIB al año), para condonar la deuda de estudiantes que pagaron su universidad con crédito (7.5% del PIB), para aumentar las tasas marginales de Impuesto Sobre la Renta por arriba de 70%, o para introducir un impuesto a la riqueza, la simple amenaza de esa agenda tendría un impacto devastador sobre los mercados, haciendo que lo que vimos en Argentina la semana pasada pareciera una suave corrección.

Inquieta el deterioro en el perfil de quienes llegan al poder en todo el mundo. Se pone la carne de gallina imaginándolos frente a una crisis seria. A Yalta fueron Roosevelt, Churchill y Stalin, ahora serían Trump, Johnson y Putin. ¡Qué terror! [Agencia Reforma]

 

- - -

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan la posición del medio

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto