Así ha evolucionado la Sedesol

Esta también sería la cuarta transformación para la dependencia encargada del desarrollo del país y la eliminación de la pobreza y desigualdad del país

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- La llegado de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia el próximo 1 de diciembre traerá muchos cambios, entre ellos una reestructuración de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). 

El Presidente electo anunció, en días pasados, que dicha dependencia cambiará de nombre, ahora será la Secretaría del Bienestar. 

Quizá aquí te preguntes ¿cuándo nació esta secretaría? ¿es la primera vez que cambia de nombre? 

Las raíces de la Sedesol se remontan hasta la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y al sexenio de José López Portillo. La entonces subsecretaría de Programación y Presupuesto se convirtió en secretaría y su primer titular fue Carlos Tello. Miguel de la Madrid Hurtado lo relevó y de ahí saltó a la candidatura priista a la Presidencia.

En su sexenio de 1982 a 1988 el tercer titular de la SPP fue Carlos Salinas de Gortari, desde ahí construyó su candidatura; Manuel Camacho, Pedro Aspe y Luis Donaldo Colosio, sus pilares.

Salinas, ya Presidente, creó la Secretaría de Desarrollo Urbano, los sismos del 85 mandaban reconstrucción física y política, Camacho Solís operó clientelas, atendió damnificados y reconfiguró esa dependencia en la de Desarrollo Social.

“Luis Donaldo Colosio fue designado su titular para hacerlo candidato. Dependencia encargada de dar, repartir y diseñar. Cuna del Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol), la Sedesol debía ser fábrica de Presidentes. No lo fue. A Colosio lo mataron y de la actual Sedesol no logró saltar José Antonio Meade por su mudanza a la SHCP tras la cara visita de Donald Trump a México bajo los auspicios políticos de Luis Videgaray”, señala el columnista Carlos Urdiales. 

AMLO anuncia el cambio

Mediante un video grabado en una zona ejidal en entre Palenque y Ocosingo, Chiapas, parado en un árbol de hule, López Obrador confirmó a María Luisa Albores como la próxima titular de la Secretaría del Bienestar; al senador electo Javier May, como subsecretario, y a Hugo Chávez, como director técnico del programa agroforestal.

“Estamos en la reingeniería de lo que será la Secretaría del Bienestar Social. Esta nueva Secretaría tendrá tres ejes de trabajo y éstos estarán en tres subsecretarías”, señaló la próxima titular de la Secretaría del Bienestar, en entrevista con El Heraldo de México. 

La primera: la subsecretaría del Bienestar Social, a cargo de los programas sociales, como el de la pensión de adultos mayores, el apoyo a las personas con discapacidad en situación de pobreza y los programas que ya manejaba Sedesol.

Otra subsecretaría tiene que ver con lo productivo, con el desarrollo rural y regional; aquí entra el proyecto de reforestación de un millón de hectáreas y en la tercera subsecretaría entra el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.

“Estamos planteando hacer una Secretaría que sea capaz de ver a las personas como sujetos con derechos, participando e incluyéndose en espacios donde se cree democracia, desde sus lugares, es decir, desde el ejido, la ranchería y la Colonia”, agregó María Luisa Albores, ingeniera agrónoma egresada de la Universidad de Chapingo con amplia trayectoria en trabajos comunitarios productivos.

Al ser cuestionada sobre la diferencia de esta nueva dependencia, Albores dijo que se está planeando que “en seis años, en un corto plazo, podamos contribuir a disminuir la desigualdad en las zonas más pobres del país y con mayor marginación, por eso conjuntamos la parte productiva”. 

Especialistas ven riesgos en giro a Sedesol 

Para Rodolfo de la Torre, director del Programa de Desarrollo Social con Equidad del Centro de Estudios Espinosa Yglesias y Alejandro González, especialista en Gestión y Evaluación de Políticas Públicas, la transformación de la Sedesol implica riesgos. 

De acuerdo con Reforma, De la Torre indicó que el riesgo más importante es que el próximo gobierno no vea este cambio como una oportunidad real de reconfigurar la política social del país. 

El experto dijo que si bien no existe suficiente información sobre la política social de la nueva Administración, los programas anunciados hasta ahora como prioritarios parecen reproducir algunos de los problemas que han obstaculizado la reducción de la pobreza en México.

 

 

Por su parte Alejandro González el cambio de nombre abre la posibilidad de que el trabajo, los objetivos y las metas de la nueva Secretaría dependan de lo que la próxima Administración entienda por bienestar, lo que podría echar a la borda los avances que han alcanzado organizaciones civiles, expertos y el propio gobierno.

El especialista Rogelio Gómez Hermosillo señaló que el cambio de nombre de la Sedesol será irrelevante si el nuevo Gobierno no entiende la necesidad de acabar con el uso clientelar de los apoyos y dirigir los programas sociales a otro tipo de políticas públicas, como la económica y la laboral.

“El nombre no es tan importante, que se llame Secretaría de Bienestar no está mal pero, evidentemente, nuestro País necesita una nueva política social”, aseguró el director de la asociación civil Frente Ciudadano contra la Pobreza.

“Le pueden cambiar el nombre a la Secretaría por --ojalá así sea-- Bienestar, pero que no sea con clientelismo y que no caiga todo el trabajo ahí”. 

vsv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto