¡Qué rico es comer!: el curioso Queso Relleno / En la opinión de Fernando del Valle

Por Fernando del Valle

 

Esta columna busca hablar de lo delicioso que es comer, la variedad de los platillos a lo largo y ancho de México, así como de las comidas tradicionales y ancestrales que todavía existen.

 

Esta ocasión, le toca a la comida Yucateca, la cual comparten los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo, tiene sus orígenes de la mezcla cultural y culinaria de la cocina Maya y española, para fusionarse hasta tener la variedad de platillos que se conocen en la actualidad.

 

La comida yucateca es vasta, pero esta ocasión toca traer a la mesa a uno de los platillos más representativos y curiosos de la comida Yucateca: el Queso Relleno.

 

¿Por qué curioso? Pues resulta que el ingrediente principal de este platillo es un queso de origen Holandés, mismo que se importa constantemente en la zona, pues sin él, simplemente este platillo no puede ser elaborado.

 

Además, no puede ser elaborado con cualquier queso Holandés, tiene que ser uno en particular,  debido al sabor que resulta de su combinación y aromas, características indispensables para este platillo.

 

El Queso Holandés es redondo y para preparar el platillo se debe hacer una pequeña apertura en la corteza del mismo, para así poder, delicadamente, escarbar con una cuchara el contenido hasta dejar un espacio suficiente para poder rellenar el interior.

 

Este relleno consta de una mezcla de carne molida de cerdo, cebolla, chile dulce, aceitunas, alcaparras, pasas y huevos cocidos, mezcla que previamente debió ser cocinada, una vez que el queso fue rellenado, se envuelve en una tela y se coloca dentro de una vaporera para que el queso quede blando.

 

Para acompañar este platillo, están dos salsas, una blanca conocida como “kol” a base de harina, epazote, aceitunas y alcaparras; y otra salsa roja a base de tomate, cebolla, chile xcatik y epazote.

 

Una vez que el queso quedó blando, se parte en rebanadas, es servido en un plato hondo para ser bañado por ambas salsas, que le da un toque de color rojo y blanco.

 

Así que, si eres amante de los quesos y las salsas, este platillo, en definitiva, será de tus favoritos, te vas a enamorar y existe un plus, si eres valiente ante lo picosito no puedes perder la oportunidad de acompañarlo con un rico chile habanero toreado. ¿Se te antojó? A mí también. ¡Buen provecho!

 

Conservacionista de corazón, ingeniero de formación, amante de la comida, Fernando del Valle es Consultor ambiental en la Riviera Maya en México desarrollando proyectos de sustentabilidad orientados al turismo.

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe, no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto