García Luna, ¿Daño Colateral? de la Reyerta Calderón López Obrador / En opinión de Jesús Michel Narváez

Redacción MXPolítico.-   Silencio, una palabra que encierra todo. Algo que sin estar escrito guardaron todos los expresidentes, con la honrosa excepción de Luis Echeverría que fue amordazado por su amigo de juventudes, José López Portillo con aquel desplegado que insertó Francisco Galindo Ochoa y en el que preguntaba; ¿Tu también, Luis?

En este sexenio los dos expresidentes del PAN, Vicente Fox y Felipe Calderón se han solazado con el uso de las redes sociales, sobre todo Twitter, para atacar inmisericordemente al presidente López Obrador, quien no se queda atrás con respecto a los epítetos.

Solo hay una diferencia: López Obrador es el Presidente Constitucional y Fox y Calderón ya tuvieron su sexenio de placer. Hoy le toca al que vive en Palacio Nacional. Es su turno de ejercer el poder a plenitud.

En el camino de las descalificaciones se inserta la detención de Genaro García Luna de quien los integrantes del cártel de Sinaloa afirmaron durante el juicio de Joaquín Guzmán Loera, que le habían entregado “millones de dólares” al entonces director de la Policía de Investigación de la PGR y más tarde en funciones de secretario de Seguridad Pública en el mandato de Calderón.

El arresto ocurrido en Texas sorprendió. Porque García Luna ha vivido en Miami desde hace siete años y aunque se decía, a nivel de rumor nunca comprobado, que era el puente entre el crimen organizado y el narcotráfico con su jefe Calderón, jamás escaló para obtener una orden de aprehensión.

Acaso la reyerta entre Calderón y López Obrador llegó al clímax.

El ahora Presidente no olvida que en 2006 le “robaron la Presidencia” y por ello se declaró “presidente legítimo” el 20 de noviembre de ese mismo año.

En sus conferencias matutinas, el de Tabasco ha mencionado a Calderón en repetidas y loa ha defenestrado llamándolo “comandante Borolas”. A los otros expresidentes, Fox y Peña Nieto les presta poca atención. Incluso, su antecesor goza del privilegio de no ser mencionado por su nombre, aunque muchas de sus acciones han sido destrozadas como la “mal llamada reforma educativa” y la cancelación del NAIM.

López Obrador, en su toma de posesión, le agradeció a Peña Nieto haber metido las manos en el proceso electoral. Y desde entonces, el expresidente vive en la fiesta sin que nadie lo moleste ni con el pétalo de una rosa.

Con Fox no hay un sí un no. A pesar de los ataques furibundos del guanajuatense, el Presidente le ha aplicado la ley de hielo.

No pasa lo mismo con Calderón. Es la piñata de los arrebatos presidenciales.

Y el hecho de que García Luna haya sido aprehendido en Estados Unidos, su residencia desde hace 7 años, coadyuva a especular. ¿Por qué no fue detenido antes si se tenían evidencias de sus nexos con el crimen organizado?

Como dice el refranero: a cada capillita le llega su fiestecita. ¿Será la de Calderón acompañado de su acólito García Luna? A lo mejor sí. 


Autor: Jesús Michel Narváez


- - - 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio. 

Minuto a Minuto