Discurso homogéneo/ En la opinión de David González

Por David González

 

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, se ha visto eclipsado por escándalos, decisiones y burlas que han resultado altamente desfavorables, aunque algo tendrán de positivo o de negativo.

 

Periódicos, programas de radio y televisión, expertos (y a veces no tanto) han analizado a fondo las reformas y todas las decisiones que ha tomado el presidente, dando su punto de vista del por qué han fallado o afectado el desempeño del país o afectado la tranquilidad de los mexicanos,

 

A estas opiniones expertas se les ha unido las opiniones en redes sociales, conformadas por todas las personas que tienen acceso a ellas y quieren expresar su sentir. Pero me atrevería a decir que estas últimas en su mayoría son menos afortunadas (o menos favorables) que las primeras, sobre la imagen de Enrique Peña Nieto.

 

Tal ves sea el anonimato en alguna medida que estas brindan, actuando como escudo para expresar una opinión desde esa “privacidad” aunque a veces alcanzan un alto nivel de publicitacion. Parece s veces que las redes sociales llevan a decir lo que sea en privado o en público, a hacer muy delgada la línea que los separa.

 

Pero, ¿qué tan certeras son estas opiniones? faltas en su mayoría de un análisis profundo o faltas de fundamentos académicos, estan opiniones están sobradas de realidad, donde los fundamentos actúan con base en el día a día de las personas, en un país lleno de contrastes, donde es fácil apreciar como lo que fue comprado a muchos con pocos pesos ahora es vendido por pocos en muchos dólares (véase el caso de la riqueza petrolera, por ejemplo).

 

Este ultimo ejemplo creo que enmarca bien la opinión generalizada que hay del presidente y sobre todo lo que le concierne.

 

Sin embargo, el jueves 5 de abril parece que todo fue diferente, el mismo intrumento que lo ha hecho famoso por equivocarse, lo ha elogiado por un corto momento, gracias a que ha llevado a cabo el mismo método de queja generalizado que se usa con él, pero esta vez contra el país vecino, poniendo por primera vez de forma clara al menos en un discurso un alto a los arrebatos y caprichos del presidente Donald Trump.

 

Exponiendo de forma concisa que debe haber respeto mutuo entre los países, rescatando ideas de los principales contendientes por la presidencia de México y uniéndolas a un solo discurso que deja un buen sabor de boca ante el cansancio de los abusos del país vecino, que en este tiempo se han hecho evidentes y descarados gracias a los excesos del presidente del país vecino .

 

Se espera que este sea el principio de nuevas negociaciones que a todos convenga, tanto para Estados Unidos como con una mejora salarial en el país. Es un poco aventurado pensar eso, solo el tiempo lo dirá, aunque por lo pronto una felicitación a los que escribieron el discurso y al presidente por su interpretación, fue bueno y fue un respiro, un rápido “escape” de la realidad, aunque de inmediato volvamos a vivir otra vez las consecuencias de sus grandes y muchas veces equivocadas decisiones.

 

--

 

David González López es estudiante de Estudios Socioterritoriales en proceso de titulación, en la UAM Cuajimalpa, ha sido servidor publico en la CDMX.

Twitter: @7Dav1

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

 

FOTO: TERCERO DÍAZ /CUARTOSCURO.COM

 

izas

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto