22/02/2020 - 16:00

Redacción MX Político.- Presumida como una “empresa de calidad mundial”, bueno eso era en el pasado, la Comisión Federal de Electricidad hoy vive un rezago asombroso.

Como consumidor de energía que proporciona la Empresa Productiva del Estado me veo obligado a acudir a las oficinas que tiene la CFE para cubrir los recibos bimestrales que recibió en casa. Lo hago cuando es imposible pagar en los bancos porque las líneas de captura son ilegibles en diversas ocasiones.

Por tal motivo tuve necesidad de acudir a una de las “modernas sucursales de la CFE”, en donde están instalados los cajeros automáticos para pagar mi adeudo. Como son oficinas pequeñas o grandes pero desperdiciados sus espacios, no existe personal al que se le pueda entregar el cheque o el efectivo.

Tiene que pagar en el cajero.

Pero, oh, sorpresa: no aceptan los nuevos billetes de 500 y 200 pesos.

Inserta usted el billete –con dolor en el codo– y sale una leyenda: no aceptamos los nuevos billetes de 200 y 500 pesos. Estamos actualizándonos.

Ante ello, uno tiene que acudir a un banco –si es horario laboral– o convertirse en buscador de alguien que pueda cambiar el nuevo por un viejo billete.

¿Qué significa?

Que la CFE vive en el pasado, que no se ha modernizado tecnológicamente y que el consumidor no es tomado en cuenta y tiene que sujetarse a reglas arcaicas.

No somos los que cambiamos el diseño de los billetes. Lo hace el Banco de México por diversas razones, tampoco explicadas por el organismo autónomo –todavía– y una de ellas para evitar las falsificaciones y otra para conmemorar determinada fecha o personaje en la historia del país.

Presumiblemente el cambio de billetes es informado al sistema financiero en general y a las entidades que operan con cajeros automáticos.

La CFE debió estar enterada del cambio y por consecuencia debió actualizar el software en sus cajeros para que los consumidores cubran sus adeudos.

No lo ha hecho.

Y el problema es que cada consumidor, por regla general, espera a los últimos días del plazo fijado para pagar– Y lo hace por las tardes o en las noches, cuando los bancos ya no tienen operaciones.

Y ahí es en donde comienza el peregrinar.

Buscar después de las 15:30 horas en donde cambiar un billete nuevo de 500 pesos por uno viejo, es una tarea titánica.

Se lo digo porque padecí durante dos horas para hacer el canje.

Porque la gente duda de que el billete que se quiere cambiar sea legítimo y no una buena copia.

Claro, eso no le importa a la CFE desde el momento que prefiere operar sus plantas con carbón que con energía eólica.

Usted acostúmbrese: pida billetes viejos si va a pagar su consumo de energía eléctrica suministrada por la CFE que, por cierto, quiere desplazar a los proveedores privados que aceptan cheques, tiene cuentas de banco y personal para recibir los pagos.

¡Viva la 4t!… ha rezagado al país en tres décadas.

E-​mail: jesusmichel1​1​@​hotmail.​com, Twitter: @jesusmichelMx


- - - 


Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan la posición del medio