21/02/2020 - 12:00

Redacción MX Político.- Populismo y sin sustento. Tener cerca al Presidente y “hablar con él” no se hacía antes. Porque el actual no es igual a los anteriores. El ego lo ciega. Siente que es divinidad y que permite a los mortales comunes y corrientes tocarlo, mirarlo, escucharlo.

No debería sorprenderme. Así ha sido desde que en 2005 inició la campaña para alcanzar la Presidencia de la República.

Pero me asombra la convicción personal de que es el Mesías que espera el pueblo y al que se le debe rendir la pleitesía que su aureola refleja.

No importa que la gente le reclame a gritos… que le pida justicia… que le cante su inacción para encontrar a sus desaparecidos… que le exija acabar con la violencia.

Él sonríe. Él deja que la gente se acerque. Imita al Señor: “dejad que los niños se acerquen a mí”. Por su gruesa y escamosa piel –díganme peje– resbala todo y pone en tela de duda su capacidad auditiva. Se solaza con las selfies. A todo mundo le permite usar el celular y posar.

Tiene respuesta para todo aunque no corresponda a la pregunta o la acción. Es su palabra frente a todos, muchos, miles, millones, que lo cuestionan. Su argumento: nos dejaron un país reumático y nos heredaron los vicios del neoliberalismo.

Desconoce que Hugo Chávez le heredó o Él le robó la frase: yo no me pertenezco… soy del pueblo”.

Muestra inseguridad frente a los militares. Desliza el probable golpe de Estado. No entiende que el Ejército Mexicano es leal y subordinado al Presidente en turno. No tiene filias ni fobias. No le importa el partido ganador. Le importa la estabilidad del país no llevarlo a una crisis constitucional. ¿Por qué da gracias a los militares de no haber escuchado el canto de las sirenas?

Habría que saber quién las hizo cantar. Y quién proporcionó los tapones óticos para que las tropas no escucharan a las sirenas cantar. Y por cierto: ¿cómo cantan las féminas con largo cuerpo y cola de pez?

Todo lo que se escriba, se diga, se difunda cual crítica constructiva es un ataque de los “conserva” –y ni siquiera lo dice completo– y por ello ordena: ·”dejad que el pueblo se acerque a mí”.

Como en la rifa-​no rifa del avión, atínele de quién escribo.

¡Premio mayo, premio mayor!

E-​mail: jesusmichel1​1​@​hotmail.​com, Twitter: @jesusmichelMx

- - - 


Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan la posición del medio 

.