La aldabada de Dante / En opinión de Luis Ramírez Baqueiro

08/04/2020 - 05:00

Redacción MXPolítico.- Mil 16 palabras bastaron para que por la vía epistolar alguien diera una aldabada al presidente López Obrador.

El responsable de la misiva, no podía ser otro que Dante Alfonso Delgado Rannauro, actual senador y ex gobernador de Veracruz.

Su calidad de político opositor y ex aliado del mismo Andrés Manuel lo facultan para ello.

La impecable redacción de la misiva exhibe como era de esperarse, la oportunidad que los vacíos de poder dejan para ser llenados. https://ventanaver.mx/llama-dante-delgado-a-amlo-a-dejar-de-ser-dirigente-politico-y-asumir-calidad-de-jefe-de-estado/

Nadie antes se atrevió a expresarlo de manera tan directa, Andrés Manuel “ojalá recapacites, aún estas a tiempo”.

La preclara citación geopolítica vertida al comienzo de su comunicación ejemplifica con claridad que aun las peores diferencias entre potencias son salvables, por ende, la crisis que enfrenta la nación de la mano de las políticas erróneas del presidente pueden alcanzar a ser modificadas en beneficio de los mexicanos.

“No creo que ningún desacuerdo sea definitivo, porque creo en la razón, en la sensatez y el diálogo”, algo que a todas luces no ha empleado el presidente de México para encarar su gobierno.

El pleito a muerte con el sector productivo –mismo que ve reflejado en el empleo del modelo económico neoliberal- nubla su correcto actuar.

Delgado Rannauro refiere que “En 2006 sabías que te estabas equivocando, pero únicamente perdiste la Presidencia; en cambio, tus errores de 2020 habrán desbarrancado la economía y el aparato productivo del país.”

Cierto, muy cierto, la narcótica visión del Ejecutivo, ha puesto en riesgo total a toda la planta productiva nacional, a la sazón de no reconocer un solo hierro en sus políticas públicas, en su visión de estado.

El intento por imponer una política diametralmente opuesta a la que se mantenía en México, ha propiciado que, a nombre del combate a la corrupción, literalmente todo se haya derrumbado.

Hoy el Sistema de Salud que tanto afirma le dejaron destrozado, está en peores circunstancias que 16 meses atrás, su inoperancia es resultado de ese pretender querer saber más que todos y no saber nada.

El ex embajador de México en Italia señala también: “El plan de rescate económico no es un plan y no es rescate, y si de algo sirve la reflexión, es evidente que las grandes empresas trasnacionales podrán cambiar el destino de sus inversiones; los más ricos podrán sacar, con un clic, sus millones de dólares a mercados seguros. ¿Pero los micro, pequeños y medianos empresarios, que generan 3 de cada 4 empleos, qué podrán hacer? ¿Cómo van a sobrevivir? ¿En qué les ayuda tu plan? ¿Con qué ingresos fiscales se podrá apoyar a los pobres del país si cae de manera dramática el PIB nacional, por falta de producción y de consumo?” cita.

La pérdida de esa visión focal necesaria para comprender el escenario y el entorno, mantienen al presidente persiguiendo fantasmas que solo en su imaginación aparecen.

Culpar a todos de todo, nos obliga a cuestionarnos si el estado de salud del tabasqueño es el óptimo para tan importante encomienda.

El senador por Movimiento Ciudadano señala “Vale la pena recordar la frase de don Enrique González Pedrero, que hiciste propia y convertiste en lema de campaña: “Por el bien de todos, primero los pobres”. Si realmente quieres apoyar a los más necesitados y vulnerables y provocar que haya empleo en el país, no puedes ignorar ni sacrificar la economía nacional”, remata.

El llamado a rectificar llega de la mano, como un acto de prudente advertencia, cuando se conduce a ciegas por una carretera en la montaña, en donde el precipicio es inminente si no se quita la venda de los ojos.

“Aún es tiempo de que adviertas que llevas al país al precipicio, que rectifiques y tomes las decisiones que se esperan de un presidente sensato y responsable. Te convoco a que desempeñes el cargo con visión de grandeza. Si aún tienes el respaldo de una parte de la población, ahora construye, con sentido social, la UNIDAD NACIONAL con las otras partes. Solo así lograrás estar a la altura de los grandes momentos de la historia. De lo contrario, no solo vas a fracasar como lo hicieron los presidentes anteriores, sino que habrás logrado afianzar la tragedia de México.”

Conocedor del personaje, de sus egos y manías, el senador veracruzano explica: “Hidalgo, Juárez, Madero y Cárdenas no trabajaron ni lucharon para ser héroes de México, sus resultados y congruencia de vida los convirtieron en ello. No insistas, con pérdida de tiempo, en remarcar que eres un presidente diferente, te convoco a que lo seas. Para serlo tienes que ser Presidente de México, de todos los mexicanos. Deberás ejercer el poder incluyente, el poder para construir no para destruir, el poder para ser líder y el estadista que nuestro pueblo espera que seas y México requiere.”

Recordarle que “la falta de contrapesos institucionales de poder” y consecuentemente tener un poder hegemónico, afecta, en la mayoría de las ocasiones, la necesidad de construir consensos y acuerdos imprescindibles.

La política se construye de acuerdos, sin los mismos no hay consenso, sin consenso, no hay política, cosa que deja a la deriva el intento de gobierno transformador del presidente López.

Dante da la última aldabada al afirmar, “por todo esto es que te exhorto a que veamos para adelante. La tarea del buen Presidente es construir confianza, construir armonía, construir grandeza. No le apostamos a tu fracaso, porque eso sería apostar por el fracaso del país, y estoy firmemente convencido que construir un proyecto pensando en reconstruir un país devastado, es una postura de traidores.

El fundador de lo que fuera Convergencia, aquel partido político nacional que le aposto a Andrés Manuel cuando nadie creía ya en él afirma: “la negación, la terquedad y la omisión se convierten en tragedia, en dolor, en miedo y en pérdida de vidas. México no está preparado y no se está preparando para enfrentar de manera responsable una crisis en la que lo peor está por venir. Mucha gente va a enfermar y mucha va a morir si no dejas de pensar en esto como una crisis de imagen y comienzas a enfrentarla como una contingencia de estado. Quizá tengas razón cuando declaras que después de esto “México seguirá de pie”, pero en qué condiciones. Eso dependerá de las decisiones que tomes. La responsabilidad es tuya. Nunca antes México esperó tanto de un presidente, lo que hagas será parte de la historia. Sé consciente que esa misma dimensión tendrán tus errores.”

 

Al tiempo.
Autor: Luis Ramírez Baqueiro
Contacto:  astrolabiopoliticomx@gmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx
- - -

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.