Narrativas urbanas: Falta de recursos o falta de voluntad/ En la opinión de Natalia Hernández

Por Natalia Hernández

 

Meses atrás, en la temporada de lluvias, se presentaron algunos socavones en la Ciudad de México. Llamaron la atención de varios reflectores televisivos a nivel nacional, así como de las primeras planas en distintos medios impresos y digitales. Este suceso dejó al descubierto no sólo las condiciones del subsuelo de la ciudad y su obsoleta infraestructura hídrica, sino también claras señales de que “algo” no estaba bien.

 

La primera señal, tiene que ver con las múltiples fugas de agua que a diario “aparecen” en distintos puntos de la ciudad; algo que desde luego acrecientan el estrés hídrico que se vive en esta mega ciudad. Entre esos problemas se encuentran los famosos baches que se convierten en obstáculos a esquivar para los automovilistas.

 

El tipo de atención que se le da a estos baches sin tener la precaución de examinar el origen de éstos es la segunda señal de que algo no se está haciendo bien. Además, si tenemos en cuenta que, tan sólo entre 2011 y 2015, la Secretaría de Obras y Servicios de la CDMX destinó más de 800 millones de pesos[1] en corregir este problema y al día de hoy no está ni cerca de solucionarse, es otra señal que debe advertirnos de un necesario cambio de estrategia en la atención de las fugas de la red hídrica.

 

En este sentido, se ha propuesto una técnica de bacheo en frío la cual tiene entre sus beneficios la fácil colocación en superficies húmedas o secas, su bajo costo, fácil almacenamiento y disponibilidad del material[2]. Al permitir la aplicación de esta técnica en condiciones húmedas, según los especialistas, su durabilidad puede llegar hasta los tres años, en tanto que la mezcla tradicional en las mismas condiciones tiene un periodo de vida de dos a tres meses.

 

De momento, las ventajas de esta técnica de bacheo en frío no están en duda, lo que sí debemos reflexionar es ¿por qué no se resuelve el problema “desde adentro”?, es decir, considerar la geología del suelo del Valle de México y arreglar las fugas de agua que reblandecen el subsuelo y la carpeta asfáltica, situación a la que se suma el peso vehicular que favorece la formación de estos baches y socavones en la vialidad.

 

Una última señal tiene que ver con el aspecto económico. En este sentido, la Federación contribuyó en 2012 a que las entidades y municipios tuvieran un fondo de recursos extras para atender el problema de la infraestructura hídrica además de los ya destinados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) al Programa de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en Zonas Urbanas (APAZU) S074 y al Programa de Tratamiento de Aguas Residuales (PROTAR) S218. Tan sólo en 2015 se destinaron más de 760 millones de pesos al Programa de Infraestructura Hídrica (U037) con el objetivo de “mejorar el acceso a los servicios de agua potable y alcantarillado de las localidades urbanas del país”[3] considerando como un sustento al Programa frente a la carencia de recursos de las entidades federativas.

 

Con base en estas señales podríamos apuntar que, más que una falta de recursos o de voluntad, la aparente ausencia de una planeación estratégica en la ejecución de los programas para atender el problema de los socavones en un periodo de tiempo razonable (y no 5 meses como el que se está atendiendo en la avenida Paseo de la Reforma hoy) parece ser un eje importante en el que hace falta trabajar.

 

Natalia Hernández es geógrafa egresada del UNAM, actualmente es maestrante en Planeación Espacial en el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (CentroGeo). Actualmente es investigadora asistente en el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados. Líneas de investigación son: estudios urbanos y de la megalópolis, análisis espacial, pobreza y desigualdad.

Twitter: @o00natalia00o

Facebook: Natalia Hernández Gro

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

 

[1] Hernández, A. (1 de agosto de 2016). “Una nueva técnica para combatir los baches”. El Universal. Recuperado de: [http://www.eluniversal.com.mx/articulo/autopistas/2016/08/1/una-nueva-te... Consultado el 17 de enero de 2018.

[2] Con información de Escudero: [http://escudero.com.mx/asfalto-en-frio-la-solucion-mas-utilizada-para-lo... Consultado el 17 de enero de 2018.

[3] MOCYR y SEMARNAT “Evaluación de Diseño Infraestructura Hídrica”. Recuperado de: [https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/54004/U037_E_Dise_o_Infor...

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto