Muertes por fuego cruzado, una constante en Tamaulipas

Tan sólo en los dos primeros meses del año se informaron 248 homicidios en Tamaulipas; siendo Reynosa el municipio más violento

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- En los últimos tres años Nuevo Laredo y Reynosa se convirtieron en escenario de balaceras constantes registradas a cualquier hora, los enfrentamientos entre autoridades y grupos armados han dejado como saldo la muerte de personas inocentes. 

La muerte de civiles en los fuegos cruzados entre delincuentes y autoridades no es nuevo en Tamaulipas, desde hace años se han registrado las muertes de miles de personas por dicha situación. 

Los casos más recientes se registraron en Nuevo Laredo y Reynosa en un mismo fin de semana. 

En el libramiento de Monterrey a Matamoros, ocurrió una de las tragedias; una mujer, a bordo de su automóvil Malibú, perdió el control al quedar en medio del fuego cruzado y se impactó contra un poste, la madre perdió la vida, mientras que sus dos hijos, una de nueve meses y uno de dos años aproximadamente, sobrevivieron al accidente. 

Los menores fueron protegidos por los elementos policiacos y fueron abatidos tres presuntos delincuentes. 

Mientras que la noche del sábado 24 de marzo y la madrugada del domingo marinos dispararon desde el helicóptero contra una familia, causando la muerte de tres de sus integrantes.

La Secretaría de Marina (Semar) asumió la responsabilidad de los hechos en los que los miembros de una familia fallecieron en medio de un enfrentamiento entre marinos y civiles en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Tres miembros de la familia murieron en el lugar, uno más cuando recibía atención médica, el padre resultó herido y un niño resultó ileso.

Los peritajes de la Procuraduría General de la República (PGR) señalan que las víctimas, que se trasladan en una camioneta, sí recibieron impactos de las Fuerzas Armadas.

La Semar indicó que se llevarán a cabo todas las acciones correspondientes, para proporcionar tanto la ayuda, como la reparación integral a los afectados, en cumplimiento a lo establecido por la Ley General de Víctimas.

Tras analizar los indicios balísticos, sus trayectorias, el tipo de armas y la ubicación de vehículos involucrados se concluyó que el vehículo donde se trasladaba la familia quedó bajo el fuego aéreo que desplegó un helicóptero de la Marina.

Esta versión contradice lo inicialmente declarado por la Marina, quien descartó que los disparos que recibieron los civiles fueran de armas utilizadas por la institución

En el lugar de los hechos fueron encontrados más de 3 mil casquillos que fueron detonados en el lugar, los cuales pertenecen a armas de uso exclusivo para las fuerzas armadas de la nación, pero se concluyó que varios de estos fueron también detonados de armas utilizadas por los civiles armados y durante los disparos un vehículo oficial y uno de lujo donde se encontraban personas con armas de fuego, detuvieron su marcha para dispararse entre sí, por lo que la familia fue alcanzada durante el incidente.

Por lo que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) en México instó a las autoridades a sancionar a los responsables de la muerte de los miembros de la familia

Además llamó a otorgar protección a la familia y reforzar las medidas de protección del personal del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Mediante un comunicado, la ONU-DH señaló que "no es la primera vez que un uso excesivo de la fuerza provoca la muerte de civiles ajenos a hechos violentos", incluso en Nuevo Laredo, y éstos no han derivado en los necesarios cambios de comportamiento institucional.

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México, Luis Raúl González dijo el lunes que una disculpa de la Marina y su aceptación de la responsabilidad por la muerte de la familia a la que se le disparó desde un helicóptero en Tamaulipas no son suficientes.

Dijo que se tiene que analizar la reparación del daño integral y "conocer exactamente la verdad de los hechos".

Este caso se suma a la larga lista de lo que el expresidente, Felipe Calderón, llamó "los daños colaterales" de la violenta y fallida guerra contra el narco, replicada este sexenio. 

Tamaulipas es uno de los estados más violentos de México y escenario de habituales choques entre las fuerzas de seguridad y el crimen organizado, y entre cárteles que se disputan la zona. 

De acuerdo con cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, tan sólo en los dos primeros meses del año se informaron 248 homicidios en aquella entidad; siendo Reynosa el municipio más violento, en donde ocurren al menos 28 de cada 100 muertes registradas. 

También en los últimos meses la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), ha reiterado su preocupación por la creciente presencia de niños, niñas y jóvenes como víctimas de armas de fuego. 

Cada día en México son asesinados tres niñas niños y adolescentes, y según datos presentados por la sociedad civil a la CIDH, entre 2006 y 2014, existieron cerca de 2 mil asesinatos de niños, niñas y adolescentes de los cuales la mitad sucedió en el curso de enfrentamientos que involucraron la participación de las fuerzas de seguridad.

vsv
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto