Corona Capital día 2: onirismo de Interpol y Billie Eilish; robo de celulares, a la orden del día

Redacción MX Político.- El Corona Capital cerró su décimo capítulo con la satisfacción de la gente por la diversidad sonora, logrando reunir las mejores propuestas durante dos días de fiesta rompiendo récord de 95 mil asistentes por jornada.

Un incesante paseo catártico por universos de ensueño regaló anoche el ensamble neoyorkino Interpol a sus fans mexicanos, según la crónica de apro.

El show dibujó una mágica conexión gracias al carisma del vocalista Paul Banks y los sonidos que desarrolla el poderoso grupo de rock, en una inolvidable noche de domingo en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Ataviados de elegante color negro, emergieron los Interpol a las 22:40 horas al escenario principal llamado Corona, para ofrecer un acto de poco más de una hora.

“C’mere” y “If You Really Love Nothing” emprendieron la apertura ante sus fieles que rápidamente se entregaron con todo para sumergirse en el delirio rockero.

Los sonidos post-punk retumbaron ante los asistentes. Rolas como “NYC” y “PDA”. Banks cautivó interviniendo entre cada pausa hablando en claro español con palabras cariñosas como:

“México es nuestra segunda casa, los amamos mucho”.

Los gritos, brincos y cánticos permanecieron durante toda la presentación que relució también por su juego de luces láser que zurcieron el campo abierto para generar un ambiente astral, mientras la pantalla de telón de fondo inscribía el nombre “Interpol”.

El festín entre destellos violáceos, ráfagas rojizas y centelleantes rayos blanquizcos quedó encaminado con “Slow Hands” y “Obstacle 1”, marcando el ocaso. Pero obsequiaron finalmente “Untitled”, “Not Even Jail” y “Stella Was a Diver and She Was Always Down”, brillando los láseres con los colores de la bandera mexicana en verde, blanco y rojo.

Luego de que el sábado Julian Casablancas estuvo 20 minutos menos en escena con The Strokes, el domingo regresó con su proyecto paralelo The Voidz, desatando alegre locura generalizada en el escenario principal. Desde el arranque del espectáculo, cuando eran las 18:10, el rockstar se bajó del espacio principal para acercarse a saludar al público que logró estar hasta adelante del entablado, donde fans gozaron de su contacto sincero y desenfadado rapport.

El locuaz Casablancas sintió el cariño demencial en comunión de sus fieles mexicanos que le estrecharon las manos, dando un show de estridente rock, con la genialidad instrumental de The Voidz, destacando cortes ásperos como “The Eternal Tao”, “Leave It In My Dreams” y “M.utually A.ssured D.estruction”.

Lo propio lo ejecutó la joven cantante californiana Billie Eilish -de apenas 17 años- en la tarima Corona Light, derrochando su arte siniestro en las pantallas que ilustraban pasajes fantasmales con ritmos y golpeteos electro pop.  La celebridad encendió exitosamente de buena vibra con temas como “Bad Guy”, “My Strange Addiction” y “All the Good Girls Go to Hell”.

 

jvg

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto