13/02/2020 - 11:00

Hair Love dura seis minutos y presenta a Zuri, una niña con un cabello rizado y rebelde, por lo que su padre deberá enfrentarse a la gran tarea de peinarla para una ocasión especial.

México/Redacción MX Político.- Hair Love, el corto animado de Matthew Cherry ganador de un Óscar en su categoría, cuenta la historia de un padre afroamericano enfrentándose por primera vez a la tarea de peinar a su hija pequeña para una ocasión muy especial.

La película de seis minutos de duración comienza presentándonos a Zuri, una niña con una cabellera llena de rizos algo rebeldes. Zuri se despierta y observa que en el calendario está marcado el día como uno muy especial así que se dispone a vestirse y peinarse acorde a la ocasión. Con lo primero no tiene problemas, pero con la segunda tarea, la de peinarse, las cosas empiezan a ponerse difíciles. Es en este momento cuando su padre entra en escena dispuesto a ayudar.

En unas declaraciones recogidas el año pasado por The New York Times, Matthew Cherry, contó que, a pesar de no tener hijos “tiene muchos amigos que son padres jóvenes” y agregó que lo que le motivó a crear el corto fue su preocupación por la “falta de representación de una joven familia negra en el mundo animado”.

Antes de convertirse en director de cine, escritor y productor, el estadounidense Mathew Cherry fue jugador de futbol americano. Se retiró en 2007 para seguir una carrera cinematográfica y cinco años después escribió y dirigió su primera película independiente (Fall, 2012) con la que ganó varios premios en festivales de cine. La siguiente la terminó en 2016 (Riders). Aunque ha tenido que esperar hasta 2020 para proclamarse ganador del Premio de la Academia con Hair Love, el corto de animación que Sony Pictures Animation se encargó de distribuir en 2019, tras el éxito de la idea del corto en Kickstarter, donde se recaudó casi 300 mil dólares rompiendo el récord para cualquier cortometraje en la plataforma.

Hace cuatro años, el propio Matthew Cherry publicaba en Twitter un mensaje pidiendo la colaboración de artistas 3D para desarrollar la que él consideraba “una idea digna de un Óscar”, sin saber que su premonición se haría realidad.

Finalmente, lo que surgió como una idea terminó haciéndose realidad y el trabajo de muchos años terminó dando sus frutos.