Si “El Bronco” se va, Nuevo León tendrá elecciones: Garza Castillo

No existe una claridad sobre el procedimiento legal que seguiría si el precandidato toma la determinación

Redacción: Luciano Campos (APRO)

México.- La posible solicitud de licencia de Jaime Rodríguez para buscar una candidatura independiente a la Presidencia de México, ocasionaría que sean convocadas otras elecciones, pero sólo si se separa del cargo de gobernador de manera definitiva, señaló hoy el presidente de la Comisión Estatal Electoral, Mario Garza Castillo.

En medio de un debate generalizado sobre la posible salida de El Bronco para conseguir firmas de respaldo, ha predominado la confusión pues, en el escenario inédito, no existe una claridad sobre el procedimiento legal que seguiría si el precandidato toma la determinación.

Además, la autoridad electoral del Estado y el Congreso Local se han desligado de la responsabilidad sobre el futuro de Nuevo León, si Rodríguez Calderón se ausenta del puesto durante seis meses, como anunció que lo hará a finales de diciembre, para cumplir con el requisito que le demanda la Constitución para competir en los comicios del 1 de julio del 2018.

Inicialmente, Garza Castillo dijo que no opinaría sobre el tema, pues habría que esperar si el gobernador tomaba la anunciada determinación, aunque ya la hizo pública.

Sin embargo, señaló que únicamente habría convocatoria a nuevos comicios si es que decidía dejar el puesto de manera permanente, pues la ley señala que así debe ocurrir si el gobernador que fue electo no concluye los primeros tres años de su mandato.

“Sí existe esa posibilidad latente, porque vemos que hay un gobernador que está aspirando a una candidatura independiente, pero depende de qué modalidad solicite y cómo lo procese el Congreso. Hay que decir que es una cuestión inédita, hay una modalidad de licencia de hasta por seis meses y la renuncia definitiva. Y para cada supuesto hay hipótesis contemplada en la propia Constitución, según los Artículos 89 y 90”, explicó.

Dependerá de los legisladores de la entidad, dijo, la manera en que le otorguen el permiso para separarse del puesto y hasta entonces la CEE tomaría las decisiones correspondientes.

“Hay qué hacer un análisis de la Constitución. No le corresponde a la Comisión y sería en todo caso a los diputados. Se haría nueva elección en el supuesto de que el Congreso del Estado nos dé la declaratoria de una elección extraordinaria”, agregó.

El funcionario comentó que con base en “lo que dice la Constitución, hay dos supuestos: una que pida licencia por seis meses y que en ellos se dé una licencia absoluta y no regrese, a pesar de que el Congreso lo convoque en el término de 10 días después de ese lapso. La otra es que pida renuncia definitiva, esa es otra”.

Mario Garza Castillo estimó que la opinión pública hace “mucho revuelo” con una situación que no ha sido lo suficientemente aclarada ni oficialmente comunicada interinstitucionalmente.

Luego, aclaró que no existe aún presupuesto pecuniario para organizar una elección el mismo año en el que El Bronco pida licencia. Ni siquiera se ha contemplado la posibilidad de empatar esa jornada con la del de los comicios de julio.

Sin embargo, afirmó que el mismo día en que se hiciera oficial esa decisión, acudiría al Congreso Local para pedir una partida para organizar el proceso electoral.

Ambigüedad en la Ley

El legislador local panista Hernán Salinas Wolberg reconoció que el tema, por nuevo en el estado, ha generado incertidumbre, pues hay lagunas legales que no han sido subsanadas y que sólo pueden ser contempladas en escenarios teóricos.

“De entrada, hay un principio que señala que los puestos de elección popular son irrenunciables, salvo que haya imposibilidad absoluta de desempeñar el cargo. Pero en el remoto caso de que el gobernador ganara la elección (presidencial) habría una imposibilidad de desempeñar dos cargos de manera simultánea”, dijo.

Recordó que, en días pasados, el mandatario anunció que se aproximaría al Congreso Local para tocar este tema y los legisladores aún lo esperan para que les explique cómo pedirá su solicitud.

El Bronco está entrampado en una cuestión legal con respecto al plazo de los seis meses de licencia, pues es el tiempo máximo que le proporciona el Congreso para ausentarse del cargo, aunque es el mismo lapso que le pide la Constitución para separarse del puesto y ser elegible para la jornada electoral.

Si pide licencia el 1 de enero, se le vencería el 30 de junio, por lo que volvería a ser gobernador el día de la elección, lo que le impediría ser presidente, en caso de ganar la elección, expuso Salinas Wolberg.

El diputado explicó que otra ambigüedad de la Ley es la relacionada con la licencia, pues indica que el plazo máximo para gozar de una es de seis meses, aunque no dice que solamente puede ser solicitada por única vez, lo que podría permitir que se proporcionara otra inmediatamente después.

“Son escenarios que están ahí, jurídicamente factibles y los tomamos en cuenta en el análisis que hacemos, pero vamos a esperar en qué término lo plantea el ejecutivo”, dijo.

El secretario general de Gobierno, Manuel González, principal operador político de Jaime Rodríguez, señaló que, al solicitar permiso para ausentarse seis meses, el precandidato no violentaría ninguna disposición legal pues, después de que ganara la elección, según estima, podrá regresar a la gubernatura para separarse, posteriormente, en definitiva, de ella y asumir la Presidencia de México.

Sin embargo, ahí hay otra indefinición jurídica, pues la ley señala que los requisitos de elegibilidad de un candidato deben estar vigentes hasta que cause ejecutoria el proceso de validación de la elección, que en este caso sería hasta que sea presidente electo, explicó Salinas.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto