Pese a críticas y resistencia, formato del debate se lleva la noche

El formato del primer debate presidencial fue menos aburrido y acartonado que los pasados ejercicios, pues permitió el intercambio de ideas 

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- Anoche se llevó a cabo el primero de tres debates entre los candidatos a la Presidencia de la República organizados por el INE, y aunque todos los candidatos se han declarado ganadores, analistas y columnistas señalaron que el verdadero ganador de la noche fue el nuevo formato. 

Pese a haber sido criticado días antes, el formato de anoche fue menos aburrido y acartonado que los pasados ejercicios, pues permitió el intercambio de ideas, de acusaciones y replicas; por primera vez vimos a los periodistas conductores haciendo preguntas. 

Los tres moderadores, los periodistas Denisse Maerker, Azucena Uresti, y Sergio Sarmiento, lucieron preparados, aportando un toque de dinamismo a un ejercicio que solía ser acartonado, aburrido y carente de interés para la mayoría de los ciudadanos.

El primer ejercicio del Instituto Nacional Electoral, permitirá que con este formato el próximo debate despierte mayor interés entre los ciudadanos y, en consecuencia, contar con una audiencia mucho mayor a la que tuvo  éste. 

Pese a la resistencia de partidos y candidatos, el formato del INE resultó más útil en el propósito de que los ciudadanos puedan tener una mejor idea de las propuestas de los candidatos presidenciales. 

Así el debate cumplió con la aspiración fundamental que debe satisfacer un evento de este tipo: animar la contienda.

Para algunos electores el debate será irrelevante; para otros será fundamental. Esa es justamente la virtud de la democracia: que cada quien se forme su propia opinión de la lucha política a partir de elementos que todos podemos ver sin filtros, sin maquillaje, sin interpretaciones de terceros, señaló Vanguardia en su columna editorial. 

El debate se hizo más fluido, más eficiente y más detallado. Hay que reconocer la precisión, la imparcialidad y la claridad en las preguntas planteadas además de una actitud sobria y equilibrada por parte de los conductores.

Por lo que se espera que los siguientes dos ejercicios sean igualmente interesantes y que la autoridad electoral se ocupe de reforzar el modelo de debate, pues en esa medida los encuentros que aún faltan en esta contienda contribuirán a que la jornada electoral del próximo 1 de julio pueda darse con la participación de una ciudadanía informada.

El debate de anoche podría constituir la inauguración de una nueva etapa en la vida política de México. 

 

 

vsv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto