[ENTREVISTA] Tras el 19-S, el regreso a clases no garantiza un servicio educativo de calidad

El Cinvestav ha urgido a autoridades educativas, la implementación de mecanismos viables para atender la posibilidad de nuevos sucesos como los vividos en el pasado sismo

Por Vanessa Solis

Ciudad de México.- A casi cinco meses del sismo del 19 de septiembre, uno de los sectores que más se vio afectado y que no ha logrado reponerse, es el educativo quienes a pesar de que regresaron a clases en diciembre pasado, urge que las autoridades agilicen la reconstrucción, reparación y el mantenimiento a planteles afectados.

De acuerdo con el estudio realizado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav), "¿Qué pasó con las escuelas en la Ciudad de México? El sismo del 19 de septiembre de 2017", el regreso a clases no garantizó un servicio educativo de calidad para los alumnos de las escuelas afectadas.

Desde antes del sismo muchas de las escuelas de la Ciudad de México requerían de mantenimiento, pero las autoridades no se dieron cuenta de ello hasta después de la sacudida.

Según  uno de los testimonios de la investigación, "en una de las escuelas dañadas ya no había impermeabilización en el techo, es de puro cemento. Ocasiona que se filtre el agua y se desgasta el techo. Otra escuela que en diez años no ha tenido nada de mantenimiento, otra hace 4 años tuvo mantenimiento de pintura y de pisos, otra sí tuvo hace dos años".

Las escuelas públicas y de tiempo completo reciben cerca de 90 mil pesos al año, pero esto sólo puede ser utilizado para material didáctico.

En entrevista con MX Político Yoloxochitl Reyes Chirinos, supervisora de seis escuelas primarias, dijo que los planteles públicos no reciben dinero en efectivo para el mantenimiento de las escuelas.

Para el mantenimiento de escuelas públicas de educación básica, como jardín de niños, primaria y secundaria, se encargan las Delegaciones Políticas en coordinación con la Dirección General de Planeación de la SEP, “la delegación en muchas de las ocasiones se encarga de contratar a la empresa que trabaja, nosotros jamás vemos el dinero”.

“Al inicio de cada ciclo escolar a nosotros únicamente nos corresponde llenar el formato RM8, en el que se plasman las necesidades que tienen las escuelas, con forme a eso ellos evalúan qué escuela requiere el mantenimiento de inmediato y cuales pueden esperar” expresó la docente.

Sin embargo en muchas de las ocaciones las autoridades pueden tardar hasta tres años en dar mantenimiento a una escuela, “si nosotros ingresamos el documento en octubre, y si ellos lo consideran una prioridad, en enero o febrero, que es cuando reciben el presupuesto, comienzan los trabajos que se requieren, pero a veces pueden pasar hasta dos o tres años en cubrir las necesidades”, dijo en exclusiva para MX Político Reyes Chirinos.

El mantenimiento correctivo y preventivo a escuelas públicas del nivel básico del Distrito Federal: jardines de niños, primarias y secundarias, consistente en los rubros de herrería, albañilería, plomería, instalaciones eléctricas, instalaciones hidrosanitarias, desazolve y pintura en general.

Así los planteles de educación básica, que resultaron dañados, tuvieron que esperar o continúan en espera de los fondos económicos para la reconstrucción y reparación de los planteles.

"A decir de un supervisor, parece que hay fondos para pagar todas las reparaciones y la reconstrucción ya que buena parte del costo se puede cubrir con las indemnizaciones que las aseguradoras de los edificios escolares tienen que aportar. Aquí también entran las fundaciones. Algunas de las escuelas dañadas están adscritas a la Fundación Bancomer: tomaron nota de lo que falta, pero dijeron que ellos se limitan a cubrir los gastos estrictamente causados por el terremoto" señaló el Cinvestav en el texto.

Reubican a alumnos afectados 

Ante el inminente riesgo que presentaron planteles de educación básica,  autoridades se vieron en la necesidad de implementar estrategias de reubicación temporal de los alumnos afectados.

Tras varias semanas sin clases, autoridades, docentes y padres de familia acordaron atender a los alumnos de escuelas afectadas, en distintos planteles de primaria que ya habían reunido las condiciones para reanudar el servicio educativo

"En una zona escolar, una escuela damnificada de tiempo completo con un horario de 8 a 16 horas reubicó unos grupos en un plantel de preescolar en salones prestados, otros en una primaria, unos más en otra primaria en una biblioteca, y otros en el comedor de la escuela afectada, ya que se encuentra retirado del edificio escolar y es seguro. A partir de ahí el horario se redujo a la mitad, los grupos A fueron atendidos de 8 a 12 y los grupos B de 12 a 16 horas", refiere el documento.

"En el caso de otra zona escolar, una de sus escuelas obtuvo un dictamen "ámbar", por lo que para reanudar clases la zona se reconfiguró de la siguiente manera: los 12 grupos del turno vespertino se albergaron en las instalaciones de una de las escuelas públicas de la misma zona que ya había obtenido dictamen "verde", dado que el tamaño de sus instalaciones permitía el acceso al total de la población escolar de dicho turno".

Lo anterior provocó algunas dificultades y hasta resistencia por parte de docentes, sin embargo la medida dio buenos resultados y en algunos casos se ha mantenido.

Por lo que el Cinvestav urgió mecanismos viables para atender la posibilidad de nuevos sucesos como los vividos en este trágico sismo.

vsv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto