El país más pobre con un suelo rico

México / Redacción MX Político.- En la tienda de alhajas del señor Zakariya Longo el calor es asfixiante. El techo y las paredes de adobe de la habitación apenas calman el implacable sol que a media tarde aún se abate sobre el mercado de Wadata, en la capital nigerina.

Tirados en el suelo, algunos hombres se empeñan en doblar a golpes los amasijos de hierro a la espera de clientes. Pero no hay clientes; sólo se ven a la distancia unos niños de tierna edad que arrastran cubetas de agua, y mujeres que venden pescado al aire libre en una anaranjada calle sin asfaltar.

“Somos tuareg y venimos de Agadez, en el norte de Níger. Nos fuimos de allí cuando colapsó todo”, cuenta el comerciante al hablar de esa tierra rica en uranio que las compañías extranjeras explotan descaradamente desde hace medio siglo.

Para llegar a Agadez, la ciudad de Zakariya, hay un vuelo de unas dos horas que es autorizado exclusivamente para los operadores humanitarios y otro para el resto de personas, ambos parten de Niamey con las precarias aeronaves de una compañía local.

fjb

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto