Taekwondo: Un negocio turbio detrás del entrenador recién premiado por la 4T

Redacción, Noticias MX. – El presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo (FMTKD), Raymundo González Pinedo, y el entrenador de las selecciones nacionales, Alfonso Victoria Espinosa de los Monteros, rentan petos electrónicos de la marca coreana KPNP, para competencias nacionales en las cuales obligan a los participantes a comprar las empeineras de la misma marca que ellos también venden, toda vez que son los únicos distribuidores en México.

 

De acuerdo con Apro, si bien han adquirido sus propios petos, también han rentado los que en 2017 fueron pagados con recursos públicos, cuando la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) le entregó a Alfonso Victoria 700 mil pesos para comprarlos en Corea del Sur; luego diseñaron un modus operandi para obtener beneficios económicos con ellos.

 

Para que esto pueda ocurrir, Raymundo González determinó que los petos KPNP son los que se deben utilizar en competencias como campeonatos nacionales, estatales y regionales –algunos son clasificatorios para competencias internacionales–, así como en la Universiada Nacional y en la Olimpiada Nacional, pese a que la marca española Dae do es la que se utiliza en las competencias que sanciona la Unión Panamericana de Taekwondo (PATU) y en algunas otras que sanciona la Federación Mundial de Taekowndo (WTF).

 

Esto implica que, quienes quieran participar en las competencias avaladas por la FMTKD forzosamente tienen que contar con unas empeineras de la marca KPNP. Los deportistas están obligados a adquirir ese aditamento –que cuesta alrededor de 2 mil pesos– mediante la asociación estatal que les corresponde, pues es el puente entre los distribuidores (González y Victoria) y los clientes. El pago sólo puede ser en efectivo.

 

 

 

 

Elusión de impuestos

 

En el taekwondo de México es un secreto a voces que el entrenador Alfonso Victoria es quien renta los petos electrónicos KPNP y se le conoce como el único distribuidor de la marca en el país. Ocelotzin Sánchez Enríquez, entrenador auxiliar de la selección mexicana de taekwondo, es el operador de Victoria. Sánchez viaja por todo el país llevando los petos y el equipo de cómputo; es la persona responsable de instalarlo y se hace cargo de que funcionen. También es el responsable de darles mantenimiento.

 

Sánchez Enríquez gana 30 mil pesos mensuales como entrenador auxiliar. Su salario se paga con los recursos públicos que la FMTKD recibe de la Conade, pero la compensación es, principalmente, a cambio de operar la renta de los petos.

 

Los petos y el equipamiento de la marca KPNP se compran en Corea del Sur durante los viajes a competencias o a las concentraciones que hace la selección nacional y los introducen al país en el equipaje de los seleccionados nacionales, quienes deben traer entre sus cosas petos, empeineras y todo aquel equipo que Victoria les pide. De esa manera se ahorran el pago de los impuestos correspondientes y los trámites de importación.

 

Los primeros petos electrónicos KPNP que se adquirieron en México los compró la Conade para la preparación de la selección nacional antes de su participación en el Campeonato Mundial de Muju, Corea del Sur, que se realizó del 24 al 30 de junio de 2017, y donde justamente la WTF determinó que esa sería la marca que se utilizaría en dicha competencia.

 

El 22 de febrero de 2017 Raymundo González envió un oficio al entonces subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade, Valentín Yanes, y le solicitó dinero para pagar 16 petos electrónicos, 16 caretas, 16 zapatillas (empeineras) y cuatro sistemas de operación (computadoras y software), uno para cada una de las áreas (tatamis) que existen en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (Cnar) donde entrena la selección nacional de taekwondo.

 

En la justificación para la compra, González Pinedo le explicó a Yanes que necesitaban los petos electrónicos de la marca KPNP porque en el Campeonato Mundial Muju –que se realizó en junio de 2017– se utilizaría esa marca de petos y no los Dae do.

 

 

 

 

 

 

 

Como en ambas marcas la potencia, la ubicación y tecnología de los sensores es diferente, “es de vital importancia que durante la preparación de la selección nacional mayor se considere este nuevo sistema durante los entrenamientos, ya que los atletas necesitan conocerlo, familiarizarse y darle dirección al plan de entrenamiento tanto táctico como técnico”, escribió González.

 

Al final del documento, el federativo le dijo al servidor público de la Conade que aprovecharan un viaje de la selección mexicana para traerlo, así la dependencia gubernamental no tendría que pagar al Servicio de Administración Tributaria (SAT) la importación del equipamiento.

 

“Gestionando con el representante de la marca, al comprarlos directamente durante el campamento a realizar del 3 al 19 de marzo, nos dan los precios de lista para el equipo nacional de Corea del Sur, además de que nos ahorramos las gestiones de importación y envío”, indica el documento.

 

Así, en lugar de entregarle los recursos públicos a la FMTKD, la Conade le transfirió 700 mil 186 pesos al entrenador Alfonso Victoria Espinosa de los Monteros. El dinero provino del fideicomiso Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar).

 

Cuando regresaron del campamento, en el equipaje de los seleccionados nacionales vinieron los petos y las espinilleras.

 

El 27 de marzo, González Pinedo mandó otro oficio a Valentín Yanes para informarle que el equipamiento deportivo que se compró “en beneficio de la selección nacional de primera fuerza rumbo al Campeonato Mundial” ya estaba en las instalaciones del Cnar, bajo el resguardo del entrenador en jefe de esta selección, Alfonso Victoria.

 

Pero Victoria no sólo resguardó los petos electrónicos, sino que permitió que salieran de las instalaciones del Cnar para que se utilizaran en el Campeonato Nacional Junior de 2017, que ese año se realizó en Guadalajara.

 

Tres meses después de que la Conade compró los petos electrónicos, el tesorero de la FMTKD, Ángel Martín Corona Sandoval, también presidente de la asociación de taekwondo de Jalisco, envió un correo electrónico a todos los presidentes de las asociaciones estatales –le puso copia a Raymundo González– para mandarles las tallas de las empeineras KPNP, “las cuales tendrán un precio para usted (sic) de $1,400.00 y precio para público de $1,650.00 (…) para que a la brevedad sea enviado a su servidor para realizar el apartado, ya que en breve serán enviadas directamente de fábrica al distribuidor.

 

La utilización de los petos KPNP causó inconformidad entre los participantes, padres de familia y profesores, quienes no entendían por qué tenían que comprar empeineras de otra marca si ya tenían unas Dae do; por qué el pago sólo se aceptaba en efectivo y por qué nadie les daba un recibo y mucho menos una factura, y por qué sólo se podían comprar mediante las asociaciones estatales, como lo dispuso la FMTKD.

 

Con el correr de las semanas, para quienes forman parte del taekwondo en México quedó claro que, así como en tiempos de Juan Manuel López como presidente de la federación fueron obligados a usar los uniformes de la marca DOS –que pertenecía a López (Proceso números 1800 y 1836)–, ahora el negocio era de Raymundo González y Alfonso Victoria.

 

JAM

 

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto